Cinco viviendas en Valladolid y una plaza de garaje compartida en Lalín, por valor de 109.672,28 euros, y dinero en cuenta, joyas y bisutería cifrados en 84.854,03 euros. Es la herencia que dejó al Concello de Vila de Cruces uno de los primeros inquilinos de su residencia de mayores, Vidal de Fuentes Peláez, fallecido en noviembre de 2013, a los 92 años de edad. El BNG reclama que se ponga a la venta la herencia y se reinvierta en la mejora de las instalaciones geriátricas y su entorno.

Los nacionalistas enmarcan este legado en el “gran vínculo entre trabajadores y usuarios” de una residencia que “ha sido de siempre ejemplo de profesionalidad por parte de su equipo de trabajo”. Subrayan que este buen hacer se evidenció durante una pandemia que, no obstante, puso de relieve que las instalaciones “siguen siendo deficientes en algunos casos, a pesar de alguna modificación puntual”. El protocolo COVID provocó cambios en las rutinas diarias, como los accesos de proveedores, vehículos de emergencias o del propio personal, pero “también en el día a día de los residentes, que, una vez que pudieron tener acceso a los patios exteriores, se vieron limitados porque el jardín no está acondicionado para las personas más dependientes”.

Desde el Bloque consideran que “es de recibo” invertir la herencia de Vidal de Fuentes por dos motivos: Por un lado, sostienen que al concello “no le aporta prácticamente nada tener cinco viviendas alquiladas por 50 euros al mes en Valladolid”; incluso es “motivo de preocupación”, ya que tendría responsabilidad directa si acontece algo en esos inmuebles. Por otra parte, ven fundamental que los bienes patrimoniales municipales “cumplan servicio para el propio concello”, por lo que entienden que reinvertir la herencia en la mejora del geriátrico “es la mejor de las soluciones”.

El grupo nacionalista insta al gobierno local a poner a la venta las propiedades heredadas, de forma que el dinero recaudado pueda ser invertido en la creación de “un jardín gerontológico” y un acceso directo al parque público. La propuesta, que llevará al próximo pleno municipal, también contempla la mejora de la entrada superior para vehículos de emergencias, la instalación de un timbre, la colocación de vallas de seguridad en el terraplén anexo, la reforma de la cubierta del patio para mejor movilidad de usuarios y personal hacia el exterior, la capilla y la lavandería.