Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las hermanas de Carlos Ares regresan de Canarias para unirse a su búsqueda

Olivia y Cecilia Ares volaron ayer a Santiago desde Tenerife | Convecinos de A Bandeira indican que se trata de “un excelente hijo”

Carlos Ares Duarte, junto a sus hermanas Olivia y Cecilia y su madre Ema.  | // CEDIDA

Carlos Ares Duarte, junto a sus hermanas Olivia y Cecilia y su madre Ema. | // CEDIDA Cedida

Las hermanas de Carlos Alberto Ares Duarte volaron ayer noche a Santiago desde Tenerife para unirse a su búsqueda. Olivia y Cecilia, que residen desde hace años en la localidad chicharrera, tenían previsto llegar en torno a las 22.00 horas al domicilio de A Bandeira donde reside su hermano junto a su madre Ema. Olivia se mostraba resignada poco antes de embarcar, aunque también reconocía estar “deseando” ver a su madre en estos momentos tan complicados para la familia. Las hermanas de Carlos Ares no se explican qué pudo haber sucedido para que no se sepa nada de él desde el pasado jueves cuando saltaron las alarmas.

La desaparición de este vecino de A Bandeira ha causado una profunda consternación entre los que le conocen. Es el caso de Alicia Diz, una mujer muy unida a la familia que asegura “estar muy pendiente de ellos y ahora más que nunca”, en especial a la madre Ema. Alicia Diz subraya que su vecino Carlos Ares es “un excelente hijo, te lo aseguro. Carlos le hace la comida a su madre todos los días y cuida de ella de forma primorosa”. Tampoco esta vecina tiene respuesta a la pregunta de qué pudo suceder para que no haya noticias suyas desde el jueves. Diz participó en la primera batida organizada por el portavoz popular Ignacio Maril “porque fueron varios los vecinos que le pidieron organizarla para intentar encontrarlo por si está por aquí cerca”. También tenía pensado participar en la segunda de ellas prevista para la tarde-noche de ayer.

Sin coche ni trabajo

Carlos Alberto Ares falta de su casa desde la tarde del 24 de junio después de haber sido visto por última vez en el Mesón Bandeira, un local que frecuenta casi a diario. Ares tiene 48 años, carece de automóvil propio y tampoco trabaja. Desde hace años percibe una pensión retributiva por una discapacidad física y siempre tenía la costumbre de avisar a su madre en el caso de regresar tarde a casa, algo que no sucedió el pasado jueves cuando se le perdió la pista.

Sin indicios evidentes en la investigación

El alcalde de Silleda, Manuel Cuíña, se puso ayer en contacto con Maica Larriba, subdelegada del Gobierno en Pontevedra, por el asunto de la desaparición de Carlos Ares. El regidor municipal recuerda que “el caso ya está en manos de un Juzgado, que dirigirá las instrucciones pertinentes en coordinación con la Guarda Civil”. El alcalde añade que “estamos en contacto con la subdelegación y con las fuerzas de seguridad y nos ponemos a su disposición para lo que sea necesario”. Explica que “a diferencia de otros casos, a día de hoy (por ayer) no hay un indicio o pista que permita marcar un punto de partida para la búsqueda” y destaca que también se ha puesto a disposición de la familia del vecino desaparecido. Por otro lado, al cierre de esta edición el portavoz del grupo municipal popular de Silleda, Ignacio Maril, encabezaba por segundo día consecutivo una batida junto a varios vecinos de A Bandeira por distintos puntos de este lugar de la parroquia de Manduas.

Compartir el artículo

stats