Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

O Corpiño recobra su quintaesencia

Los fieles vuelven a pasar por debajo del anda de la Virgen dos años después

Los fieles vuelven a pasar bajo la Virgen do Corpiño dos años después Ángel Graña

Aunque no estaba previsto en el guión, ayer O Corpiño recuperó parte de la antigua normalidad durante la celebración de su día grande. Dos años después, y bajo la supervisión de los miembros de Protección Civil de Lalín, los fieles que participaron en la misa solemne pudieron pasar por debajo del anda de la Virgen, que salió del templo hasta el altar improvisado en la carballeira, después de recibir gel hidroalcohólico siguiendo los actuales protocolos sanitarios.

Asistentes a la misa solemne celebrada en la carballeira. | // BERNABÉ

El propio alcalde de Lalín, José Crespo, que llegó al santuario a pie desde la capital dezana junto a otros romeros, fue el encargado de organizar esa parte del evento religioso en compañía de la concejala de Sanidade, Eva Montoto, y el responsable de Protección Civil, Víctor Blanco. Así, de forma ordenada fueron pasando los devotos bajo una imagen que los miembros de su cofradía trasladaron desde el altar mayor improvisado en el palco de la música hasta lo más alto de la carballeira que adorna el recinto. Antes de la eucaristía más importante de la jornada, la llegada de la Virgen de O Corpiño fue saludada por todos los presentes con una lluvia de pétalos y con vivas a la madre de Dios de Santa Baia de Losón.

27

El Corpiño recupera su romería Bernabé

Por segundo año consecutivo, la pandemia hizo que el número de feligreses desplazados hasta el santuario lalinense rozara las 1.500 personas, que ocuparon las sillas repartidas por el recinto donde tuvo lugar la misa de campaña. Familias enteras volvieron a cumplir con la tradición incluso en forma de peregrinación, como es el caso de los Galego que vestidos todos del mismo modo llegaron a tiempo de oír misa y, también, saludar a su tío sacerdote, que fue uno de los que concelebraron la misa cantada por el coro del Corpiño.

Los Galego y su tío sacerdote junto al templo dezano. | // BERNABÉ

Por segundo año consecutivo, el vicario general de la Diócesis de Lugo, Mario Vázquez, fue el encargado de presidirla en nombre del obispo acompañado por, entre otros, José Criado, rector del santuario, que en todo momento ofreció información a los presentes, sobre todo, durante el paso bajo el anda que tanto agradecieron los devotos.

Compartir el artículo

stats