Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pérez garantiza la ejecución del DUSI y la oposición lamenta que incumpla su filosofía

Dice que el 56% del presupuesto está contratado y admite retrasos en planes por su complejidad | El ejecutivo asegura que el albergue de Manuel Rivero no está descartado

Cuíña discute con el alcalde durante la sesión plenaria de ayer. // Bernabé/Javier Lalín

Cuíña discute con el alcalde durante la sesión plenaria de ayer. // Bernabé/Javier Lalín

La primera comparecencia del grupo de gobierno en el presente mandato propició las explicaciones de la teniente de alcalde y responsable de la estrategia Edusi, Paz Pérez, [la Alcaldía delegó en ella las explicaciones a la solicitud de Compromiso] sobre el nivel de ejecución de los 6,2 millones de euros del programa europeo del que resultó beneficiado el Concello en el anterior mandato.

Pérez abrió su intervención indicando que a día de hoy está contratado el 56% del presupuesto de la quincena de actuaciones frente a solo el 3 por ciento que había al término del anterior mandato. Pero además aseguró que casi otro 40% “tiene un destino previsto y por tanto un fin comprometido”. La teniente de alcalde mantuvo el argumentario del PP sobre el DUSI, que en reiteradas ocasiones cuestionó la operatividad de estructurar las inversiones en una quincena de proyectos, demasiados también para el regidor, José Crespo. Sobre los que todavía poco se sabe como el Plan Talento o los fondos para la dinamización del comercio, el gobierno alegó que o bien están encaminados o reformulados con el propósito de darles forma a corto plazo.

La oposición –los interpelantes fueron Rafael Cuíña (Compromiso), Alba Forno (PSOE) y Francisco Vilariño (BNG)– pretendía con la comparecencia de Pérez dos cosas: visibilizar que el DUSI fue concebido por el cuatripartito y cuestionar algunos de los proyectos por entender que con los cambios introducidos por el actual gobierno se habían cargado la filosofía de una estrategia urbana sostenible. Crespo culpó al anterior ejecutivo de diseñar actuaciones exageradamente costosas para las arcas locales [por la parte alícuota de aportación municipal], razón por la que hubo que retocar la mayor parte de las líneas. Y sobre los méritos de unos y otros en la consecución de los millonarios fondos recordó que el PP en su último mandato dejó encaminada la gestión del mismo con un contrato a una consultora.

Pérez admitió a Cuíña que el DUSI fue materializado por el cuatripartito con el diseño de cada una de las actuaciones y que no era posible acometer proyectos en el rural. Sobre los más de 200.000 euros para la dinamización de comercio y sectores productivos recordó que el destino de ese dinero no pueden ser ayudas directas al sector y que en todo caso esta estrategia irá ligada a un plan propio de dinamización que se enmarcará en el edificio de la calle Manuel Rivero. Aquí la oposición afeó al gobierno que no estuviese más ágil en el diseño de un plan para favorecer a comercio para aplicarlo ya en la postpandemia.

En obras concretas, Vilariño aseguró que el gobierno prescindió del albergue de la calle Rivero, que debería ser el principal motor de este entorno, por cuestiones partidistas para no interferir en la actividad empresarial de un candidato del PP. “El proyecto está hecho y aunque no se vaya a hacer de inmediato, no renunciamos a él”, aseguró Paz Pérez. También fue muy cuestionada la humanización de Principal y Loriga por, a juicio de la oposición, dedicar ciento de miles de euros a adecentar el corazón urbano y al mismo tiempo permitir el tránsito diario de vehículos. Alba Forno preguntó por la demora del plan de ciudad inteligente y dijo que si parte de las intervenciones ya están rematadas cómo es posible que a efectos prácticos no se perciba. Para zanjar la comparecencia el alcalde indicó que con el grado de ejecución y adjudicación actual se cumplirán los plazos y Lalín no perderá fondos del DUSI. Sí confió en que hubiese prórrogas para la ejecución de los más rezagados.

Por otro lado, Cuíña se interesó de nuevo por el destino de los, aseguró, 4,6 millones de fondos Feder para saneamientos. Crespo rebajó esta cifra, negó que estuviesen proyectadas las depuradoras de Prado y Vilatuxe y aseguró que por su gestiones con la Xunta esta cuantía se duplicará. Solo el tanque de tormentas, para solventar los problemas más acuciantes, dijo, cuesta unos seis millones.

.

El PP veta la petición de cese de Seijas y Blanco

El voto contrario del PP [el PSOE se abstuvo] vetó la petición de dimisión de los ediles Nardo Seijas y Begoña Blanco del BNG, que también solicitaba la reprobación del alcalde por los hechos acontecidos en el pasado pleno cuando Seijas votó por su ausente compañero José Cuñarro. Vilariño, el más incisivo con este episodio que él descubrió en el salón de plenos, fue también ayer el más crítico con el gobierno con una acción en la que, reiteró, tuvo un brazo ejecutor y otro [en alusión a la concejala Begoña Blanco] que dio la orden a su compañero. Justificó la reprobación de Crespo por su inacción en este capítulo y comparó su tibieza con Seijas con su expulsión meses atrás, a su juicio, sin motivo. “Es un hecho muy grave y si lo hicieron en una votación en la que no se alteraba el resultado, ¿qué no harían si necesitasen los votos?”, dijo, y recriminó a la edil de Cultura su cobardía por dejar a Seijas expuesto a las críticas sin asumir su parte de culpa por, “como se ve en el vídeo” ordenarle que pulsase el botón del ausente Cuñarro. Rafael Cuíña y el socialista Cristóbal Fernández lamentaron el hecho de Seijas, pero tampoco cargaron mucho contra el edil y sí contra Blanco por su silencio tras haberle ordenado a su compañero que votase por el edil de Obras. Ninguno de los concejales a los que el BNG pedía la dimisión abrió la boca ayer pese a las insistencias de la oposición a Blanco de que pidiese disculpas como hizo Seijas ya el mismo día.

Cuñarro, Seijas y Blanco en un instante del pleno. // Bernabé/Javier Lalín

“La estrategia de ridiculizar esto está bien, pero el informe del secretario habla de una irregularidad administrativa y recomienda un reglamento para sancionar este tipo de acciones”, inquirió el nacionalista. “¡Cómo puedes pedir una dimisión por esto! Es una auténtica miseria política”, espetó el alcalde a Vilariño, ante quien defendió que la acción de Seijas fue fruto de su inexperiencia, pasando de largo sobre las imputaciones a la concejala de Cultura. Recordó a Vilariño su silencio cuando, en el anterior mandato, miembros del cuatripartito protagonizaron episodios “de dimensión estratosférica”. “Seijas metió la pata y pidió disculpas, ¿cuántas dimisiones tendríamos que haber pedido nosotros?”, insistió el mandatario. También replicó en un tono elevado las acusaciones del edil del BNG sobre la capacidad del gobierno para votar de manera irregular si las circunstancias lo requiriesen de verdad y no en el caso que nos ocupa, donde había unanimidad entre los grupos de la cámara municipal.

Recuperación de la Uned sin una oferta definida

El gobierno sacó adelante en solitario la dotación del crédito suficiente para la reapertura del aula de la Uned el próximo curso. Las tres fuerzas de la oposición defendieron la decisión del cuatripartito de prescindir de este recurso educativo por el coste económico que acarreaba a las arcas municipales, su escasa oferta académica o su pobre demanda de matrículas. Cristóbal Fernández aseguró que en el último curso operativa solo impartía ADE y que en las aulas para mayores de 25 años buena parte del alumnado tampoco era de la localidad. “Es legítimo que lo quieran recuperar”, dijo Cuíña, quien como Vilariño incidió en que la vuelta de la Uned obedece a pago de favores a un profesor ligado a esta institución que se dedicó a arremeter contra el cuatripartito. “Valía para pagarle a un caradura que no hacía nada”, espetó el nacionalista. Entre disputas por la conservación del edificio, Begoña Blanco aseguró que la materialización de esta iniciativa surge para prestar un servicio que también permite la conciliación familiar. Lo que no fue capaz de responder o no quiso fue a las exigencias de la oposición acerca de la oferta educativa que tendrá la UNED el próximo curso. Crespo, por su parte, indicó que los servicios no deben ser valorados en exclusiva por su impacto económico y dijo que hay concellos mucho más pequeños que Lalín con Uned. También indicó que de los 170 alumnos del conservatorio solo unos 70 son lalinenses y por eso nadie se cuestiona su utilidad.

Compartir el artículo

stats