El proyecto Estraee, liderado por la Diputación junto a socios españoles y portugueses, cumplió sus objetivos sienta las bases hacia la transición ecológica del tratamiento de los residuos eléctricos y electrónicos. La provincia cuenta con 9 puntos limpios de este programa, que recogieron en total 450 toneladas de residuos. En el de Silleda se depositaron sobre todo monitores, pantallas y electrodomésticos.