El delegado territorial de la Xunta, Luis López, escogió el Concello en el que gobernó hasta febrero de este año para despedir el curso escolar. Acompañado por el gobierno local así como por los estudiantes y docentes del CPI de Rodeiro, López calificó “con una rotunda matrícula de honor” tanto a las comunidades educativas de Galicia como a todas las familias, “por su trabajo para lograr una enseñanza segura frente al coronavirus, y con la máxima calidad y presencialidad”.

Graduación de Infantil en el colegio María Inmaculada. Bernabé/Javier Lalín

En este curso recién acabado, los centros tuvieron que hacer auténticos encajes de bolillos para desdoblar aulas, readaptando espacios destinados a otros usos para así poder garantizar el día a día con grupos burbuja. Alumnado y docentes aprendieron a convivir jornada tras jornada con las mascarillas y con las ventanas abiertas para garantizar la correcta ventilación de las aulas. Hubo que prescindir, también, de jugar durante los recreos con compañeros de antaño pero que ahora estaban en otras aulas.

Por eso, Luis López recalcó que “el trabajo, la organización y los protocolos permitieron conseguir la máxima seguridad sanitaria con la máxima presencialidad, lo que repercutió de forma favorable en el proceso de enseñanza-aprendizaje, y en los resultados académicos de los niños y niñas”, añadió. Quiso tener unas palabras para los docentes, dado que en este año de la pandemia “fueron más allá de sus funciones, especialmente en la labor organizativa” al tener que, por ejemplo, organizarse para garantizar que todos los niños empleaban de forma periódica el desinfectante de manos o que se cumplía a rajatabla la convivencia de los grupos burbuja, por poner algunos casos. Y, respecto a los estudiantes, López se suma a la oleada de alabanzas porque “cumplieron las normas mejor que nadie”. Así es que se consiguieron hitos lectivos de presencialidad y enseñanza “que no consiguieron otras comunidades o países”.

Rodeiro recibió a su exalcalde y, en el colegio María Inmaculada de Silleda los alumnos de Infantil y de sexto curso de Primaria celebraron sus respectivas graduaciones, el lunes, en el salón parroquial.