Las diferencias entre la agrupación de cooperativas Xuncoga y la rodeirense O Rodo [su principal activo] son más que evidentes, al menos, entre sus dirigentes. El presidente de la entidad de segundo grado, Manuel Fernández, y el de la cambota, José Luis Camiñas, han entrado en un cruce de acusaciones que podría afectar a la estabilidad de Xuncoga por una crisis con daños colaterales. Todo surge a raíz de una disputa entre dos de las cooperativas socias por hacerse con los servicios de un trabajador que acabó empañando la relación entre dos presidentes hasta entonces sin diferencias aparentes.

Camiñas le tomó la matrícula a un colega de otra entidad agroganadera y utilizó a Xuncoga para reclamar, con justicia, un trato igualitario en los cobros a las cooperativas integradas en Xuncoga, entre ellas O Rodo.

El hecho de que Fernández asegurase anteayer que la sociedad cambota adeudaba a Xuncoga en torno a 400.000 euros de varias mensualidades de pienso sentó muy mal a Camiñas, que amenaza con llevarlo al juzgado si no rectifica y aporta datos de la situación de las otras seis cooperativas que integran la de segundo grado. Entiende que, aún siendo consciente de que la demora en los pagos era una medida de presión para demandar trato igualitario entre todas las sociedades de Xuncoga, Fernández solo cuestionó a O Rodo. Por el momento Camiñas ya exige a Manuel Fernández su inmediata dimisión, que se pondría encima de la mesa en una asamblea urgente. “Este personaje no está capacitado para llevar Xuncoga. José Crespo [alcalde de Lalín] ya se deshizo de él y también la cooperativa Gandeiros do Deza”, apunta y asegura que su gestión es propia de la de una persona que actúa solo en base a “impulsos”. Remarca que no se puede ir contra O Rodo y obviar la situación de las demás.

Mientras tanto,. Fernández salió ayer al paso de las manifestaciones de Camiñas, al que tachó de “prepotente” por aludir a la solvencia económica de O Rodo frente a otras cooperativas deudoras que podrían estar atravesando dificultades. “A lo mejor no lo recuerda, pero O Rodo también pasó por malos momentos y nadie le hizo un boicot como ahora él pretende”, subraya. “Si alguien tiene dinero y encima presume de ello y no paga eso tiene un nombre: un mal pagador”, sentencia. El dirigente de Xuncoga considera inaceptable que Camiñas llegase a contactar con la gerente de la entidad son sede en el polígono Lalín 2000 para advertirle que se negará a abonar la facturación de pienso del pasado mes de mayo. “Que diga lo que le parezca, pero para seguir hablando; primero hay que pagar”, añade. Respecto al alcance que podría tener este comportamiento indisciplinado de O Rodo, Fernández dice que es algo que deberá ser analizado en su momento por el consejo rector de Xuncoga, del que forma parte el propio Camiñas. “Dice que está defendiendo los intereses de su cooperativa, pero flaco favor le hace a O Rodo con esta estrategia porque también va contra Xuncoga”.

Sobre los impagos de otras cooperativas, argumento al que se aferró Camiñas, asegura que una adeuda un mes y otra unos 15 días de pienso, aunque ya existe un acuerdo para saldar los compromisos pendientes. “Que no utilice a Xuncoga como un banco financiero”, advierte.

Fernández asegura que la sociedad que preside cerró el pasado curso con un beneficio de 40.000 euros e insiste en el comportamiento insolidario de Camiñas con otras cooperativas. Acerca de su llegada a la presidencia en esta nueva etapa señala que tomó las riendas ante la ausencia de candidaturas después de haberlo advertido a todas las cooperativas socias. “Si se quiere tirar contra este presidente, que lo haga, pero ya me enfrenté a toros más bravos”, arguye.