Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio Rural estudia crear una base aérea de incendios en Lalín 2000 y un taller en Botos

La instalación para helicópteros daría servicio a la zona central de Galicia, con la duda de si se mantendría la de Silleda | También valora habilitar un centro de reparaciones y conservación de su extenso parque de vehículos

Luis López intervino ayer en el comité provincial de coordinación policial contra incendios.

Luis López intervino ayer en el comité provincial de coordinación policial contra incendios.

La Consellería de Medio Rural está analizando dos importantes proyectos que beneficiarían a Lalín: un centro de mantenimiento de su parque de vehículos y una base de helicópteros para la lucha contra los incendios forestales. El departamento que dirige José González admite que ambas propuestas están sobre la mesa pero que por el momento no están cerradas al cien por cien.

Respecto a la unidad de conservación de vehículos, esta estaría ubicada en el polígono industrial de Botos, por donde pasarían todos los medios de transporte terrestre de la consellería para someterse a revisiones, tareas de mantenimiento y otras cuestiones de índole mecánico. Implicaría que por la capital dezana pasasen miles de vehículos pues, por poner un ejemplo, solo en motobombas la administración autonómica cuenta con 178 unidades. Además habría que añadir los cientos de vehículos de agentes, de los distritos forestales, o los adscritos a los otros servicios de Medio Rural. Por el momento no trascendió la ubicación elegida dentro del polígono de Botos, un área bien comunicada por su proximidad a una de las conexiones de la autopista AP-53 y también con su enlace hacia la provincia de Ourense a través de la autovía.

En lo que concierne a la base de helicópteros la alternativa que se baraja es el parque empresarial Lalín 2000. Conviene recordar que la vinculada al Distrito Forestal XVI (Deza y Tabeirós-Montes) está ubicada en el polígono de Silleda. Por ahora se desconoce si en el plan de la consellería la base aérea trasdezana podría convivir con la lalinense o simplemente se trataría de reforzar el interior de la comunidad autónoma y el norte de la provincia con otra de mayor dimensión. Las otras dos del territorio pontevedrés están en Mondariz (distrito Condado-Paradanta) y Pontevedra (Caldas-O Salnés). La red de bases aéreas de prevención y defensa contra los incendios forestales se distribuyen en Abegondo, Santiago, Santa Comba y Mazaricos; en la provincia de A Coruña. En Lugo se asientan en Becerreá, A Fonsagrada, Monforte de Lemos, Sober, Portomarín y Castro de Rey. Y las ocho ourensanas en: Beariz, Toén, O Barco, San Xoán de Río, Verín, Laza, Muíños y Sandiás. Además, en Masgalán de Arriba (Forcarei) y en Moalde (Silleda) se sitúan las dos torres de vigilancia que la consellería tiene en las comarcas.

De cara a la temporada de riesgo alto de incendios forestales, que arrancará el 1 de julio, el distrito forestal XVI contará con 125 trabajadores. En esta cifra figuran tanto el jefe del distrito como los técnicos, agentes ambientales, bomberos forestales, emisoristas, vigilantes fijos, conductores y operadores codificadores. De esas 125 personas están trabajando 70, entre la plantilla fija contratada los 12 meses del año y el personal fijo discontinuo de 9 meses. Faltarían 55 trabajadores del personal fijo-discontinuo contratado por seis meses y que reforzarán así la plantilla. En cuanto a los medios materiales, el distrito forestal XVI dispone de una base de helicópteros en Silleda y 235 puntos de agua para la carga tanto de medios aéreos como terrestres. Medio Rural dispuso dos nuevos puntos de acopio de agua en las comarcas: en 2018 construyó un tanque circular en Pardesoa, en Forcarei, con 3,3 metros de profundidad, y desde 2020 hay otro en Outeiro, en A Estrada, de 1,5 metros.

Comité provincial de coordinación contra incendios

La Xunta activa el Comité Provincial de Coordinación Policial contra os Incendios Forestais ante la llegada del verano y de la época de alto riesgo de fuegos en una reunión celebrada en el edificio administrativo de Pontevedra bajo la presidencia de los delegados territoriales de Pontevedra y Vigo, Luis López y Marta Fernández-Tapias. El encuentro contó con la presencia del Teniente Coronel Jefe del Estado Mayor de la Brigada Galicia, Federico Saénz Peco, jefes territoriales, jefes de servicio de Emergencias y Prevención de Incendios, representantes de la Subdelegación del Gobierno, Policía Nacional, Seprona, el Ejército y Protección Civil y los responsables de los cuatro distritos forestales de la provincia del Servicio de Prevención y Defensa Contra los Incendios Forestales (SPDCIF). Para la época de alto riesgo, que comenzará el 1 de julio y se prolongará hasta el 30 de septiembre, la red de autonómica de vigilancia se incrementa con la instalación de 22 cámaras más de última generación para mejorar el control, en tiempo real, de los 71 puntos estratégicos, que ya cuenta con 142 dispositivos por todo el territorio. La provincia dispone de 12 centros de transmisión de imágenes en tiempo real con dos cámaras cada uno hasta completar un total de 24.

Compartir el artículo

stats