Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El virus que cerró el grifo

Reparaciones en el vaso principal de la piscina exterior. |   // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Reparaciones en el vaso principal de la piscina exterior. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

El consumo de agua entre los lalinenses se redujo considerablemente el año pasado respecto al precedente, algo que sin lugar a dudas debemos atribuir a la pandemia sanitaria. El cierre de actividades no esenciales, la hostelería afectada por fuertes restricciones, la supresión de servicios municipales son algunos de los factores que indujeron una caída del consumo de en torno a 10.641 metros cúbicos respecto al año prepandemia. Y eso que hasta marzo el virus más popular del último siglo no había asomado y obligado a la sociedad a modificar sus hábitos de vida.

Estos números pueden consultarse en el proceso de licitación del nuevo concurso público de este servicio. Son datos aportados por la actual concesionaria, quien señala que el año pasado el consumo de la traída se situó en 781.929 m3, , frente a más de 792.000 del anterior. La diferencia es mucho menos acusada en el gasto de agua para alcantarillado, con solo 517 metros cúbicos menos respecto a los 635.416 de 2019. La carga de trabajo de las depuradoras también se redujo en unos índices importantes. Así, la EDAR de As Cavirtas trato un caudal de 3.047.387 m3 (habían sido 3.106.640) y la de Botos pasó de 156.695 a 137.853. Según la documentación aportada al proceso por Espina y Delfín, lo que sí aumentaron fueron las averías, con 270, frente a 245.

La necesidad de agua también fue mucho menor para las instalaciones municipales; en concreto el consumo se rebajó en 4,2 millones de litros. Piscinas o Lalín Arena son los responsables de la caída en la demanda por razones que no se escapan a nadie: el cierre temporal de estos servicios a la ciudadanía para cumplir con las exigencias sanitarias. Así las cosas, de un total de 28.083 metros cúbicos gastados en el año prepandemia se pasó a 23.817 durante el pasado curso. A continuación podremos ver algunos ejemplos. El multiusos consumió casi la mitad de agua, pasando de 4.697 metros cúbicos a exactamente 2.518. Y en las piscinas la reducción fue de más de 2.000 m3. En este caso se incluye tanto la instalación climatizada del complejo deportivo como las exteriores. Si observamos las necesidades del pabellón municipal, estas cayeron de 3.573 m3 anuales a poco más de 3.000. Sin embargo, llama la atención la forma en la que se disparó el consumo en el campo Manuel Anxo Cortizo, con 3.666 m3 más sobre los menos de 1.100.

Hábitos cotidianos como ir a visitar a los difuntos en los camposantos también resultaron afectados por las restricciones, algo que repercutió en las necesidades de agua en los dos cementerios del municipio. El de A Romea consumió 484 metros cúbicos menos (casi la mitad) y 12 el antiguo. En la relación de infraestructuras religiosas se incluyen una decena de cementerios o iglesias parroquiales que, aunque su demanda en general no es muy relevante, también estuvo a la baja. Las guarderías también gastaron menos agua, con entre un 20 y un 26% menos en los dos centros del municipio. En los centros educativos hubo casos como el Manuel Rivero, Xesús Golmar o Prado con grandes caídas de consumo y más gasto en el de Vilatuxe. También aumentó en la casa consistorial y en la Praza de Abastos, mientras que fue menor en el Parking Europa.

Concurso público

Por otro lado, el gobierno acaba de ampliar el plazo de presentación de ofertas al concurso público para la gestión del agua hasta el 21 de julio, cuando debía expirar el pasado día 9, pero el pleno aprobara ya una ampliación. El presupuesto de licitación asciende 27,4 millones por veinte años prorrogables a cuatro más.

Obras en las piscinas que para el PSOE llegan tarde

El PSOE considera “inaceptable” que el concejal de Deporte, Avelino Souto, “con un sueldo de casi 3.000 euros al mes, presuma de poner en marcha obras de mantenimiento en la piscina exterior a solo cinco días del comienzo del verano y mientras en otros ayuntamientos como A Estrada ya permanecen abiertas al baño”. En el día en que arrancaron los trabajos para abrir las instalaciones de cara a principios de julio, los socialistas preguntan si el edil, a pesar de su dedicación y del parálisis de la actividad que provocó la pandemia durante meses, no tuvo tiempo de planificar estas obras antes. “Es una tomadura de pelo que Souto se siga recordando del anterior gobierno cada vez que abre la boca; el PP lleva gobernando Lalín 30 años y las deficiencias en la piscina no son cosa de los cuatro del gobierno anterior. Pone como ejemplo los trabajos del cuatripartito en estas instalaciones frente a cómo dejó el gobierno José Crespo abandonada la vieja climatizada. Por otro lado, asegura problemas que tiene, entre ellos la falta de personal de recepción en el Lalín Arena y la ausencia de monitores en el gimnasio que están despertando continuas quejas entre los usuarios. “Souto no es capaz de gestionar un Arena a ralentí por la pandemia, que cuando recupere su actividad será un caos”.

Compartir el artículo

stats