Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Cura para la lepra en A Estrada?

Vecinos de A Estrada señalizaron de manera provisional el Camiño Miñoto-Ribeiro en marzo.

Vecinos de A Estrada señalizaron de manera provisional el Camiño Miñoto-Ribeiro en marzo.

Detrás de cada nombre hay una historia esperando a ser contada. Los vecinos de la parroquia de San Pedro de Ancorados, en A Estrada, lo saben mejor que nadie. Llevan escuchando la palabra Malata toda la vida, sin tener muy claro a qué se refería. Solo la usan para hacer referencia a un lugar situado a escasos metros de la iglesia parroquial. Sin embargo, una serie de investigaciones llevadas a cabo recientemente han sacado a la luz datos desconocidos. Todas ellas están vinculadas con el Camiño Miñoto-Ribeiro, una antigua ruta que realizaban los peregrinos que se dirigían a Compostela y que también cruza parte del rural de A Estrada. Y entre las parroquias que albergan este trazado se encuentra la de San Pedro de Ancorados.

Entre los estudios realizados destaca una guía práctica del Área de Normalización Lingüística de la Universidad de Vigo. En su investigación A saúde e os seus coidados no Camiño Miñoto-Ribeiro, hay un apartado dedicado a la iglesia parroquial de San Pedro, así como al curioso topónimo de Malata. Es en este mismo documento en el que se sugiere que en ese lugar, situado a escasos metros del templo, podría haber habido un hospital de enfermos malatos. Es decir, de personas que padecían lepra. De hecho, basta con buscar en el diccionario la palabra malata y la definición resulta clara: edificio destinado a curar leprosos. Las palabras no mienten.

Curar la lepra

Por lo tanto, las investigaciones realizadas al amparo del Miñoto-Ribeiro parecen apuntar que en el rural estradense había un centro especializado en curar la lepra. Tal vez, un hospital muy vinculado a la religión. Según apunta el mismo documento de la Universidad de Vigo, se tienen pocas informaciones sobre la iglesia de San Pedro, pero se sabe que fue la sede de una comunidad de monjas franciscanas en la Edad Media.

“Vestigios hay. De hecho, en los dos kilómetros siguientes a la iglesia hay siete cruceros”, dice el vecino Javier Agrelo, implicado en la reivindicación del tramo del Miñoto-Ribeiro que pasa por Ancorados. “Lo cierto es que el lugar de A Malata tiene mucha fama y es ahora, en relación al Camino de Santiago, cuando comienzan a aparecer los primeros estudios”, recalca.

La información es escasa pero suficiente. Un solo topónimo esconde detrás una gran historia. Un relato todavía desconocido, pero que va abriendo su propio camino gracias a quienes se esfuerzan por recuperarlo. Hubiese o no un hospital de leprosos, una malatería o una comunidad de monjas. Lo que es obvio es que el rural de A Estrada está muy vivo. Y su trazado del Miñoto-Ribeiro tiene una larga lista de historias esperando a ser descubiertas.

De Braga a Santiago de Compostela

El Miñoto-Ribeiro es el otro camino que pasa por A Estrada y que enlaza Braga, en el norte de Portugal, con Santiago de Compostela. En el 2014 se creó una asociación con el objetivo de que se reconozca la oficialidad de esta ruta y con la idea de divulgarla más allá de nuestras fronteras. En A Estrada, son varios los vecinos que se han unido con el objetivo de darle valor al trazado del Camino que pasa por varias parroquias, como San Pedro de Ancorados, Rubín y Moreira, entre otras. De hecho, han comenzado a coordinarse hace unos meses para darle visibilidad a una ruta que ellos mismos consideran como “una riqueza”.

Es más, esta misma semana presentaron más de un centenar de firmas en el registro del Concello con el objetivo de que se lleve a cabo la señalización oficial del Miñoto-Ribeiro que pasa por A Estrada. Esta iniciativa forma parte de un movimiento vecinal que se está esforzando por hacer visible lo invisible. Y por sacar a la luz lo que ha querido esconder la historia.

Compartir el artículo

stats