Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más caras nuevas que despedidas

Departamento del padrón municipal en el consistorio lalinense. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Coger las maletas y emprender una nueva vida en otro lugar puede estar motivado por razones de índole laboral o por otros imponderables, pero lo cierto es que la movilidad geográfica es más frecuente de lo que parece. Sin ir más lejos, en un año a Deza y Tabeirós-Montes llegaron 2.375 personas y otras 2.114 causaron baja en los padrones municipales de los nueve concellos de la zona. Las personas de nacionalidad española son mayoritarias en las altas, pero si observamos el saldo de entradas y salidas este es positivo gracias a los extranjeros, tendencia que se repite en todos los ayuntamientos.

El balance de variaciones residenciales correspondiente al año 2019 difundido ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) indica que de las personas de nacionalidad española que se sumaron a los padrones suponen en total 1.705 de las 2.375 totales. Es decir, en principio todo apuntaría a que la incidencia de los extranjeros no sería tan relevante, pero sí lo es desde el momento que los españoles son también los que más se van. Del total de bajas, suponen el 83%.

Ahora veremos los datos por concellos. Lalín registró 780 incorporaciones (493 personas de nacionalidad española y 287 extranjeros) y 515 bajas. Su saldo de variaciones residenciales es positivo en 105 individuos gracias a los 127 foráneos; es decir, entre los nacionales hay más que se marchan que los que se asientan en este concello. Silleda sumó a su padrón 447 personas y otras 276 causaron baja. Estamos ante el único caso donde los españoles son mayoritarios y en el saldo de flujos de entrada y salida suman 120, por 51 foráneos. Vila de Cruces ganó 414 nuevos vecinos y otros 118 se fueron, arrojando un saldo positivo de 23 personas (24 foráneos). Forcarei es el último caso de un territorio que registra más empadronamientos al constar 116 altas frente a 102 bajas.

A Estrada atrajo menos vecinos que Silleda y los 452 fueron insuficientes para paliar la salida de 467. Su saldo es negativo pese a que hubo medio centenar más de extranjeros nuevos que los que abandonaron la capital de Tabeirós. Rodeiro recibió 74 personas (39 de otras nacionalidades) y tuvo 89 bajas (solo tres de extranjeros). Agolada muestra una gráfica semejante a la de A Estrada y su saldo negativo hay que achacarlo a los éxodos de españoles. El balance anual de entradas y salidas es de 54 y 61 casos respectivamente. En este balance de flujos de movilidad Dozón arroja un balance negativo de tres personas pese a que en extranjeros es positivo en cuatro. En total acogió a 35 nuevos vecinos, dos menos de los que se fueron.

Por último, en Cerdedo-Cotobade se concretaron exactamente 54 altas en su padrón municipal (16 extranjeros) y los que abandonaron esta localidad fueron 72 en total. Estamos ante otro caso de un saldo negativo imputable a los 23 españoles más que se marcharon a otros territorios de los que llegaron.

Los jubilados, entre los que más vienen a vivir

El balance de variaciones residenciales analiza, entre los que se suman los padrones municipales, los principales grupos de edad de estas personas. Así, los de 65 o más años son el segundo más numeroso al representar el 18% del total de 2.375 individuos que durante el pasado 2019 se asentaron en alguno de los nueve ayuntamientos. De estos 428 en edad de jubilación sobresale Silleda, con 126 casos, seguido Lalín (103) y A Estrada (65). No obstante el grupo más representativo –casi el 20%– es el que abarca la franja de edad de entre 25 y 34 años. De los 471 totales se decantaron por la capital dezana 181, otros 91 recalaron en la de Tabeirós y 61 lo hicieron en Trasdeza. Las cifras globales por tramos de edad en el conjunto de las comarcas es la siguiente: 16-24 años (258 personas), 34-44 (421), 45-54 (272) y 192 para los que tienen entre 55 y 64 años. Otro segmento de edad incluye a los recién nacidos y los que alcanzan los 15 años. Fueron en concreto 333, de los que 126 corresponden a Lalín, Silleda (57), Vila de Cruces (17), Agolada (6), Rodeiro (17), Dozón (1), A Estrada (59), Forcarei (8) y 42 para Cerdedo-Cotobade.

Compartir el artículo

stats