Fiestas

Dos años se cumplen hoy desde que José Crespo volvió a agarrar el bastón de mando tras cuatro de oposición con un cuatripartito al frente de la administración pública lalinense. El veterano político de Xaxán compareció con su gobierno para hacer balance del ecuador de un mandato que, en su opinión, ha servido para asentar las bases del municipio para la próxima década. Defendió su liderazgo dentro de un equipo renovado donde, reconoció, existen diferencias, pero a diferencia del ejecutivo anterior “nosotros tenemos un objetivo claro y tiramos en la misma dirección”. En su comparecencia de 90 minutos rehusó detallar el día a día de su gestión y optó por poner encima de la mesa parroquial de la Carballeira do Rodo un modelo de gestión en el que el lalinismo de su equipo es el único principio irrenunciable.

Crespo Iglesias dedicó la primera parte de su intervención a la oposición para comparar la cohesión de su gobierno con “cómo se las gastaban ellos” [en alusión a las discrepancias en el seno del cuatripartito”. “Nosotros no somos una balsa de aceite; es más ningún gobierno mío lo fue y eso es normal porque cada uno quiere tirar por sus áreas, pero existe un liderazgo claro y sacamos las cosas adelante”. A pesar innegable protagonismo de la pandemia sanitaria, el primer edil aseguró que fue capaz de imprimir un modelo de gestión cuyos logros se verán a medio y largo plazo. “Conjugamos la política a largo plazo, la de los grandes proyectos, con la de las pequeñas cosas que también son importantes”, apostilló. ¿Los principales cambios en estos dos años respecto a los cuatro anteriores? Normalización social, organización del funcionamiento del consistorio, menos desempleo, más inversiones de administraciones supramunicipales o que “Lalín vuelve a estar en la Champions de los concellos gallegos”. Sobre esta última frase, dijo, no es una opinión en primera persona, sino lo que le trasladan las personas con las que se reúne fuera de Lalín para gestionar proyectos para la localidad. “Nosotros somos más de hablar del CIS que de la aconfesionalidad”, exclamó. Otro dardo más al cuatripartito.

“En estos dos años nos dedicamos a sembrar, mucho, y los frutos ya se verán. No renuncio a ninguna de las propuestas de nuestro programa electoral”, dijo. Tampoco, aseguró, a la gran plaza en torno a la iglesia aunque tenga un coste que pueda parecer desorbitado. “También se criticó en consistorio y el Lalín Arena y ahora, por tener el multiusos, podemos aspirar a un ciclo de FP del Laxeiro que otros concellos querían pero no disponen de esta infraestructura”.

Inversiones

Para el mandatario es incuestionable que el Lalín es un concello, ahora, más privilegiado en inversiones de otras administraciones como Xunta o Diputación. Mencionó el centro sanitario, la cuarta fase de Lalín 2000, la remodelación del Cortizo, entre otros. Pero además subrayó que pese a que el gobierno provincial no está dirigido por su mismo partido, ha sido y será capaz de lograr más recursos que el cuatripartito, “cuando Lalín solo recibía lo que le tocaba”. Puso en valor los proyectos del IDAE, la reformulación del DUSI y avanzó que confía en conseguir en torno a 1,5 millones para un proyecto de concurrencia competitiva En lo que respecta a la gestión municipal, mencionó los 1,7 millones en mejoras de la red viaria del rural, entre otros. En su afán por ver el futuro desde el optimismo, indicó que la labor gestora se verá recompensada y el próximo mandato, con el PP al frente o con otros, el guión establecido ya será irrenunciable. “A Lalín se le van a notar los nuevos proyectos que tenemos y los que están en ejecución”.

Empleo

Con menos desempleados que hace dos años, Crespo Iglesias aseguró que la ampliación del polígono Lalín 2000 es crucial para la creación de más puestos de trabajo ya avanzó el interés de varias firmas por asentarse en el municipio. La confirmación está pendiente de la normalización de la situación sanitaria.

Gestión

No es la primera vez que el alcalde asegura que, cuando regresó al despacho del Castro Tecnolóxico, se percató que el funcionamiento de la administración era desastroso y por eso puso su empeño en que el personal fuese en la misma dirección. Además, entiende que será vital la aprobación de la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) municipal, como ya hizo con el patronato cultural. “Nos dio trabajo, pero lo que decían que era imposible demostramos que no y ahora el conservatorio tiene 170 alumnos que, si continuase como entonces, no sé si ya habría desaparecido”. Respecto a este servicio cultural y educativo reglado, anunció la posible entrada de capital supramunicipal para mantener un centro del que se benefician unos 70 alumnos de otros municipios.

Liderazgo

“Ando mucho por ahí adelante y con quien me reúno me dice que Lalín vuelve a estar en la primera división de los ayuntamientos”. Así describió el regidor, también, el cambio de percepción que instituciones públicas o privadas tienen de la figura del representante de sus vecinos. Fruto, dijo, de su buena relación con políticos de distintos colores políticos, es capaz de acceder al alcalde del primer ayuntamiento gallego en población, Vigo, o al representante del más pequeño: Mondariz-Balneario. Y remarcó su carácter de líder en el seno de su equipo de gobierno. También anunció en un par de ocasiones que tanto él como su grupo anteponen el municipio por encima de todo, reivindicando su lema de campaña O mellor para Lalín.

El reto de ejercer como “locomotora” de la Galicia interior

Con las páginas de su agenda política claras, José Crespo entiende que es preciso estar preparados para la postpandemia y Lalín lo estará. Con las grandes infraestructuras acometidas en el pasado y las proyectadas, el mandatario reconoce que una buena salud económica de la sociedad es el factor determinante para una recuperación. Lalín parte con la ventaja de su localización geográfica y el mandatario señala que es un recurso que hay que aprovechar para, ofreciendo servicios de calidad, atraer más habitantes como única fórmula para combatir uno de los problemas de Galicia, sobre todo la interior: la despoblación fruto de un saldo vegetativo negativo. “Lo importante es que tengamos vida propia, tenemos que ejercer como la locomotora y no solo de la comarca, sino del interior gallego”, sentenció. No en vano, indicó, existen flujos de conexión habituales con Lalín de vecinos de Melide, Antas de Ulla, Monterroso, Forcarei u O Irixo, por poner algunos ejemplos. Para lograr este ambicioso objetivo, manifiesta, es fundamental preservar un sector primario fuerte con el agro como principal seña de identidad, el dinamismo de pymes y comercio, pero establecer mecanismos para rentabilizar los atractivos turísticos. El Cocido es, fuera de toda duda, la herramienta clave para impulsar este sector, por su transversalidad. Porque además de ejercer como embajador de Lalín, en torno a fiesta gastronómica, en su opinión, debería cobrar más protagonismo la industria de transformación de los productos cárnicos. Otra herramienta para dinamizar la sociedad y la economía son los recursos culturales, de ahí su afán por aumentar la red museográfica municipal.

Por otro lado, el alcalde confía en tener un mes de septiembre con mucha actividad cultural y de ocio, con propuestas en torno a la Feira do Cocido y las patronales de As Dores.