El BNG de Vila de Cruces exige al alcalde, Luis Taboada, que cree un suplemento de crédito para que el concello pueda incorporar a la persona que ganó la plaza de conserje, como muy tarde en septiembre.

El partido que lidera Álex Fiuza recuerda que este puesto quedó vacante en 2014, y la consignación económica no aparecía en los presupuestos prorrogados de 2019, aunque había una retención de crédito para los meses de septiembre a diciembre de ese año.

El concurso de la plaza pública se hizo público en agosto de 2019, pero estuvo paralizado hasta diciembre de 2020. A las pruebas se presentaron casi 90 personas. Seis meses después de los exámenes, Cruces está “en una situación propia de un gobierno caciquil, que no hace más que improvisar e ir tapando las vergüenzas con remiendos”. El BNG añade, además, que son necesarios unos nuevos presupuestos.