La celebración de la festividad de Corpus Christi estuvo engalanada con arte floral en la iglesia parroquial de San Xoán de Saídres. Feligreses de esta parroquia de Silleda tiraron de ingenio para confeccionar alfombras con pétalos recogidos por ellos mismos en sus jardines y en los montes de la zona, como las flores de xesta. “Se hizo todo con aportaciones de vecinos y de gente que ya no vive aquí, como Aurora Varela”, apuntan desde la organización, que destacan la implicación de todos los que quisieron aportar su grano de arena y, en especial, el trabajo de Ainara, una niña de solo ocho años de edad.