Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Y tú, ¿gastas pista?

Actuación de una orquesta en las patronales de San Paio de 2019.   | // BERNABÉ/CRIS M.V.

Actuación de una orquesta en las patronales de San Paio de 2019. | // BERNABÉ/CRIS M.V.

Con menos miedo y más ganas. El verano de 2021 se afronta de un modo bien diferente al convulso estío de 2020. No es que se haya perdido el respeto al COVID-19 –ni mucho menos– pero, después de más de un año de pandemia, la vida se va abriendo camino y la normalidad reclama su espacio, aun sabiendo que tardará en volver a ser la que era. La proximidad el verano marca el momento de pensar en cómo se disfrutará de las vacaciones o cómo se vivirán esas múltiples citas festivas que no dejarán de sucederse durante los meses de julio y agosto. Antes, A Estrada abrirá la veda de las verbenas con sus fiestas patronales de San Paio, en las que –como avanzó FARO DE VIGO– se recuperarán las orquestas y las atracciones de feria.

El hecho de que las patronales estranses sean las primeras de un nutrido calendario de celebraciones veraniegas motiva que muchas comisiones de fiestas estén peregrinando estos días al consistorio para recabar toda la información posible de cara a decidir qué actividades pueden incluir en sus respectivos carteles. Algunos equipos no tienen todavía resuelto si habrá verbenas en sus aldeas, si bien otros tienen ya decidido que este año volverán a gastar pista.

Callobre, Berres, Matalobos, Souto, A Somoza, Ouzande o Moreira figuran entre las parroquias para cuyas fiestas se está demandando el asesoramiento municipal. Las comisiones quieren organizar las actividades con cierto margen de maniobra y desean conocer con exactitud qué está permitido y a qué tienen que renunciar para que estas celebraciones puedan desarrollarse del modo más seguro posible, sin dejar fuera a la diversión.

Requisitos para una verbena

El edil de Festas, Gonzalo Louzao, indicó que la labor de asesoramiento que está realizando el ayuntamiento pasa por explicarles a los vecinos que pueden celebrar una verbena para gozar de sus fiestas, si bien han de tener en consideración ciertas cuestiones. Primero, para poder celebrar un baile con su correspondiente orquesta es necesario que el perímetro en el que podrá disfrutarse de esta verbena esté delimitado, con una entrada y una salida diferenciadas. El recinto tiene que ser, además, aforado, tomando como referencia que el máximo son 1.000 personas y que se necesita para esta cifra una superficie de 3.000 metros cuadrados, teniendo en cuenta que han de asegurarse 3 metros cuadrados por asistente.

Sin comer ni beber

El público podrá estar de pie o sentado, pero siempre protegido por la obligatoria mascarilla. Una cuestión de gran importancia es que dentro del recinto en el que se celebra una verbena no puede haber barras de bar ni servicios de restauración, caso de pulperías, por ejemplo. De hecho, dentro del perímetro establecido para esta actividad está prohibido comer y beber, si bien sí puede haber uso de terrazas fuera del espacio delimitado. La fiesta –en base a los horarios actuales– no podrá ir más allá de la una de la madrugada.

“Hay menos miedo y más ganas”, reconoció Louzao. “El año pasado la mayoría pensaba que esto era solo por un año y que no pasaba nada por cancelar, pero ahora muchos se dan cuenta de que hay que convivir con esto”, incidió. El concejal apuntó que muchas de las comisiones de fiestas toman como apuesta segura solicitar la subvención del Concello para la contratación de la Banda de Música Municipal de A Estrada. Explicó que el coste de esta actuación musical en las fiestas de las distintas parroquias es de 1.550 euros, si bien el Concello realiza una aportación de 1.000 euros a cada parroquia para este fin. “Casi todas las comisiones piden esta ayuda”, apunta.

Louzao aclaró que el Concello no tiene que autorizar las fiestas diseñadas por cada comisión, sino que el trámite se centra en que esta organización comunique su intención de realizar esta celebración y firme una declaración responsable. “Casi somos partícipes de cada comisión, sobre todo ahora que recurren antes que a nadie al Concello para asesorarse”, reconoció el edil. Consideró que resulta importante el trabajo voluntario que realizan estos ciudadanos para el disfrute de todos y que, por tanto, es lógico y necesario que el Concello “esté a su lado” y pueda darles asesoramiento y “una cierta tranquilidad”.

Ensayos durante las fiestas para el traslado de la feria

Además de abrir camino para las fiestas del verano, las patronales de San Paio también servirán de ensayo para el traslado provisional del mercado de los miércoles a la explanada de la Avenida de América que el Concello utiliza como zona de estacionamiento en virtud de un convenio con los propietarios de los terrenos. Después de que este viernes se presente el cartel de las fiestas de A Estrada, el domingo 20 de junio comenzarán a instalarse en el Campo y la Praza da Feira las atracciones. Allí permanecerán hasta el día 28, jornada en la que está prevista la celebración del Día do Neno, con la entrada reducida al 50%.

De este modo, la única cita ferial que se ve afectada es la del miércoles 23 (ese día comenzarán a funcionar, con horario de 18.00 horas a medianoche). El mercado será trasladado a la citada explanada, en las inmediaciones del Novo Mercado. El también edil de Feiras e Mercados señaló que, de este modo, se evita cortar más calles y se dispone de un espacio amplio para la instalación de todos los puestos, guardando pasillos lo suficientemente anchos para salvaguardar la distancia de seguridad. La intención del Concello es que este traslado puntual sirva de ensayo para que, cuando la Praza da Feira se meta en obras –a finales de verano–, exista ya una alternativa testada para la ubicación de los puestos que secundan el mercadillo cada miércoles.

Compartir el artículo

stats