Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lidl levantará su persiana en A Estrada

Parcela urbanizada por Lidl en la Avenida Benito Vigo de A Estrada. / Bernabé/Javier Lalín

Parcela urbanizada por Lidl en la Avenida Benito Vigo de A Estrada. / Bernabé/Javier Lalín

Paciencia, perseverancia y oportunidad. Son tres palabras clave en la relación entre la cadena alemana de supermercados Lidl y el Concello de A Estrada. Fuentes de la compañía confirmaron en la tarde de ayer a FARO DE VIGO que en estos momentos está realizando distintos estudios “a fin de poder abrir una nueva tienda en A Estrada a mediados o finales de 2023”. Por tanto, la implantación de esta firma ligada al sector de la alimentación en la capital estradense se hará efectiva poco después de la apertura de una de las superficies comerciales de la levantina Mercadona, que aguarda poder abrir sus puertas en la villa en 2022.

Las mismas fuentes indicaron que, dado que el proyecto se encuentra en una fase inicial, todavía no es posible avanzar detalles de cómo se materializará la apertura que ya está incluida en el programa de expansión de la compañía. En todo caso, señalan que desde la delegación en Galicia se confirma el proyecto y se baraja el horizonte del segundo semestre de 2023.

Esta Redacción pudo saber también que una constructora está realizando ya un sondeo con empresas estradenses de este mismo sector para la ejecución de unas obras que supondrían hacer uso de los terrenos que Lidl urbanizó al pie de la N-640 hace casi una década. Y es que la historia de la compañía con A Estrada se remonta muchos años atrás. La cadena esperó durante diez años por la licencia para urbanizar los terrenos adquiridos en el entorno de A Baiuca, en el tramo final de la Avenida Benito Vigo. Sin embargo, cuando obtuvo el visto bueno municipal, llegó la crisis económica y dejó congelada esta expansión comercial. De este modo, la empresa cumplió con la urbanización de la parcela de 10.000 metros cuadrados en 2012 pero, poco después, colocó un cartel de venta de los terrenos, una maniobra que se interpretó como que había desistido –en un marco económico ciertamente complicado– de su intención de abrir una de sus superficies en A Estrada. Sin embargo, la cartelería fue retirada y, tiempo después, la empresa volvió a confirmar a FARO que el proyecto estaba sobre la mesa. Así hasta hoy.

¿Casualidad?

Es posible que todo sea fruto de la casualidad, pero justo al día siguiente de que la junta de gobierno de A Estrada diese luz verde para la construcción de la superficie comercial de Mercadona, el proyecto Lidl para la villa pareció despertar de su letargo. Las máquinas volvieron sobre la parcela que había urbanizado. La superficie fue rozada y la maquinaria especializada de una consultoría técnica realizó catas en estos terrenos.

El plan parcial que promovió Lidl para asentarse en A Estrada contempló una edificabilidad de 5.000 metros cuadrados para la construcción de la nave, una zona de estacionamiento en superficie, dos parcelas para aprovechamiento lucrativo del Concello (con una superficie conjunta de 1.000 metros), zona verde y espacio dotacional. Cierto es que la zona en la que inicialmente planeó asentarse esta cadena de supermercados nada tiene que ver con la actual. Cuando la empresa urbanizó su parcela en la Avenida Benito Vigo –en una situación estratégica y de fácil acceso–, en las inmediaciones de su futura superficie comercial estaba el estadio de fútbol de A Baiuca. Sin embargo, en estos años de espera e inactividad sobre el terreno, el área ha mudado de forma radical. El estadio de A Baiuca se trasladó y en su lugar, al abrigo del PXOM, el Concello promovió un suelo dotacional que permitió la construcción de una nueva escuela infantil y un nuevo centro de salud, ambos servicios ya operativos. Cuando la compañía abra este supermercado, es posible que la zona cuente ya con el nuevo edificio de juzgados.

En puntos opuestos de la misma travesía

Lidl y Mercadona se ubicarán en la misma travesía urbana de la N-640, cada uno en un extremo de la villa pero al pie de su principal arteria de comunicación. Aunque, en principio, semejan competencia directa, es posible que su visión sea más amplia. Y es que tanto una firma como la otra tienen una importante capacidad de atracción, no solo de los potenciales clientes estradenses, sino de los procedentes de municipios limítrofes, por la que la competencia podría volverse sinergia.

Estado de las obras, ayer, en la urbanización en la que se asentará Mercadona en A Estrada. / Bernabé/Javier Lalín

Notable avance para el asentamiento de Mercadona

Si Lidl está avanzando para abrir un supermercado en A Estrada, Mercadona está cada vez más cerca de hacerlo. La urbanización en la que se asentará la firma levantina se transforma por momentos. Las imágenes que este ámbito –entre las avenidas de Pontevedra y Vigo y la calle Marín– ofrecían en la tarde de ayer atestiguaban el gran movimiento de tierra realizado en las últimas semanas y permitía apreciar con mayor nitidez los cambios de cota que presenta la parcela, en la que se abrió un vial para la conexión de la parte superior de la parcela con la Avenida de Pontevedra.

Mercadona tiene ya licencia para la construcción de su nave, con 5.000 metros cuadrados edificables sobre una parcela de 10.000. La previsión es que estas obras puedan acompasarse con las de la propia urbanización, si bien su inicio estará condicionado por el importante movimiento de tierras que ha de hacerse para salvar el desnivel existente. Estiman que se moverán 90.000 metros cúbicos de tierra.

Compartir el artículo

stats