Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuando el río suena...

Una participante recoge una muestra.   | // BERNABÉ/ANA AGRA

Una participante recoge una muestra. | // BERNABÉ/ANA AGRA

Dicen que cuando el río suena, es que agua lleva. Y nadie podría contradecir el saber popular. Sin embargo, hay ocasiones en las que lo que importa no es la cantidad, sino la calidad. El saber hasta qué punto las aguas mansas de nuestros ríos gozan de buen estado de salud. Saber, a fin de cuentas, si su ecosistema acuático resiste los embates. Si su fauna y su flora no corren peligro. Pero para ello es necesario que alguien salvaguarde un hábitat tan especial como el que construyen los ríos gallegos. En A Estrada saben de sobra lo importante que es conservar los cauces fluviales y, por ello, un grupo de 15 voluntarios de la asociación A Xesteira se ha lanzado a inspeccionar el cauce del río Vea para conocer más de cerca cuál es el estado de sus aguas.

Este río, que lame las orillas de las parroquias estradenses de Couso y Cora, es un curso fluvial de gran importancia por desembocar en el Ulla. Según informa la Asociación A Xesteira en sus redes, el Vea forma parte de un sistema fluvial que se encuentra en una zona de especial protección y conservación. Especialmente porque en él habitan especies autóctonas muy apreciadas. Incluso algunas de ellas están amenazadas, como es el caso del mejillón de río y de una clase de murciélago.

Uno de los voluntarios inspecciona el río. | // BERNABÉ/ANA AGRA

Así es que ayer por la mañana, un grupo de voluntarios se armó con todas las herramientas necesarias para comprobar el estado de salud del río. Comenzaron la inspección sobre las 10.45 horas y recorrieron un tramo de 500 metros al lado del Vea. Los participantes fueron recogiendo muestras que analizaron al final del recorrido. Las pruebas recolectadas incluían fauna, flora y también mediciones realizadas en las aguas.

Las noticias fueron buenas. Según la metodología empleada, el Vea tiene un hábitat bien constituido y tiene una calidad “excelente” para el desarrollo de las comunidades. De hecho, el análisis realizado por los voluntarios concluyó con un resultado del 62%. Dato que hay que revisar teniendo en cuenta que, según ADEGA, en el 60 se encontraría la excelencia.

Desde A Xesteira informan que no encontraron grandes riesgos. Tan solo una línea de alta tensión en las inmediaciones del río y dos especies de flora invasora: la falsa acacia y la herba tintureira. Desde la asociación estradense dijeron que tienen estas especies bien localizadas, ante la posibilidad de que, en un futuro, se impulse una campaña para su eliminación.

De lo que no cabe duda es de que los resultados son “muy positivos”. En su ruta, los voluntarios también encontraron especies autóctonas como la rana ibérica y los morcegos de ferradura. Parece que estos mamíferos han encontrado en los molinos del Vea el mejor hogar posible. Esta iniciativa de inspección del Vea está enmarcada en el Proxecto Ríos, un programa desarrollado por ADEGA y cuyo principal objetivo es el cuidado y conservación de los ecosistemas fluviales gallegos.

Los participantes recogieron muestras de la flora. | // BERNABÉ/ANA AGRA

La actividad desarrollada ayer en las inmediaciones del Vea no es la única iniciativa en la que ha participado la asociación A Xesteira con el objetivo de conservar y poner en valor la zona del val do Vea.

De hecho, hace diez años establecieron otra colaboración con ADEGA para acondicionar una serie de senderos que se encontraban en mal estado. Con ello también aprovecharon para tratar de eliminar las especies invasoras y hacer una señalización de la ruta, hoy conocida por ser la de los molinos del río Vea. Se trata de un recorrido de tan solo dos kilómetros, pero que cuenta con 11 molinos. Además, todos los años realizan la limpieza de la maleza, así como de toda la basura que se acumula en la zona.

Los voluntarios que participaron en la inspección fueron el mejor ejemplo de sensibilización y concienciación. En un mundo en el que la contaminación es incesante y el cambio climático se cierne sobre los ecosistemas autóctonos, hay iniciativas vecinales que se esfuerzan por conservar los hábitats que tienen a mano. La asociación A Xesteira ha marcado el paso a seguir por todos aquellos que también quieren mantener limpios y saludables sus ríos. Porque en ellos, por escondidos o ignorados que sean, fluye la vida.

Dieciséis años protegiendo los cursos fluviales

El Proyecto Ríos, dentro del que se enmarca la actividad llevada a cabo por A Xesteira, nació en el 2005 de la mano de la Asociación para a Defensa Ecolóxica de Galicia (ADEGA). El principal objetivo de esta iniciativa es el de incrementar la sensibilización hacia los ecosistemas acuáticos, así como hacer un esfuerzo para su conservación. Por ello lanza dos campañas anuales, en primavera y en otoño, en la que los voluntarios inspeccionan determinados ríos para conocer la calidad de sus aguas. La campaña actual comenzó el 15 de abril y terminará hoy. Con los resultados obtenidos a lo largo de ese mes y medio, en el que se recogerá información de distintos ríos gallegos, ADEGA elaborará un informe anual en el que explique cuál es la situación de los ecosistemas acuáticos que fueron inspeccionados este año.


Compartir el artículo

stats