El BNG de Lalín no pasará por alto la votación irregular del grupo de gobierno ocurrida en el pleno de anteayer. La corporación estrenaba un nuevo mecanismo de votación digital que sustituía a la tradicional mano alzada, y en un punto el edil Nardo Seijas pulsó el botón de votación de su ausente compañero José Cuñarro. De este episodio se percató el portavoz municipal del BNG, Francisco Vilariño, que, además de recriminar los hechos a la presidencia de la sesión, exigió una aclaración inmediata. El alcalde, José Crespo, reprendió a Seijas, ordenó la repetición de la votación y el edil acabó disculpándose aduciendo que se había tratado de un acto en cierto modo inconsciente y pidió disculpas.

“Lo que pasó ayer [por el viernes] no responde a un acto involuntario o error, es algo extremadamente grave porque estamos hablando de suplantar la identidad de un concejal en una votación en el órgano de máxima representación municipal”, advertía ayer Francisco Vilariño. A su juicio, existen elementos de suficiente dimensión para plantear la solicitud de cese de los miembros del gobierno implicados, pues no descarga esta responsabilidad únicamente en el edil que votó por un compañero, sino que, dice, en el vídeo del pleno se observa como Seijas antes de pulsar el botón está atendiendo a unas indicaciones de la concejala de Cultura, Begoña Blanco. Es decir, lo habría inducido, pero en ningún momento admitió su participación en los hechos, algo que para Vilariño supone un ejercicio de cobardía evidente al dejar “al pie de los caballos” a su compañero de partido. Y también enjuicia que si no fuese por él, que observó la maniobra, nadie del gobierno habría admitido esta irregularidad. Por lo de pronto, avanza el nacionalista, este asunto ha sido trasladado a los servicios jurídicos del BNG para ver el alcance que pueda tener. Y confirma que tanto Compromiso como PSOE han garantizado su apoyo para exigir al secretario municipal la realización de un informe.

“Es un hecho grave, de tramposos que no se puede tolerar”, aduce, y añade que aunque un voto en este caso no era determinante el PP podría repetir esta estrategia en caso de necesidad. “Son capaces de hacer cualquier cosa”, reitera.

Compromiso apunta a Crespo

Por otro lado, Compromiso también tilda de “grave” de un episodio en el que implica al alcalde. Recuerda que las disculpas de Seijas le habían parecido suficientes al relacionarlo “con un desconocimiento del reglamento por su parte”. Pero, indica, tras visionar la sesión se aprecia como el mandatario ante la ausencia de Cuñarro, “señala a la concejala Blanco para que avise a Seijas. Es inaceptable que Crespo en lugar de defender a su edil, para no quedar él en evidencia después de ser el autor intelectual de la irregularidad, lo abroncase en público teniendo que pedir disculpas por una ilegalidad provocada por Crespo y Blanco”. También confirma que se sumará a la petición de un informe ya anunciada por el BNG.