El CPI de Rodeiro se someterá durante las próximas semanas a diversas mejoras para optimizar su eficiencia energética. Tal y como señala el alcalde, Rubén Quintá, se rematarán las ventanas con chapa prelacada y se colocará panel tipo sandwich, en la fachada que está orientada a la calle B.

La valla que limita esta rúa con el propio centro educativo será cambiada por otra de chapa perforada galvanizada, y se mudarán también las puertas de entrada por otras con una estética similar la de la valla. El muro colindante quedará revestido con piedra grisal pulida. Las obras están financiadas con la Xunta, por un importe de 80.000 euros, y comenzaron ya en el cierre.

Mejoras en el gimnasio

Por otra parte, la junta de gobierno local inicia dos expedientes de contratación de mejoras en accesos y pavimentaciones, que suman en total más de 255.000 euros. Un lote, por 197.411, comprende intervenciones en calles de núcleos de las parroquias de O Salto, Vilela, Carboentes, Pescoso, Álceme y Asperelo. La cuantía está cubierta en su totalidad por una ayuda del Plan Concellos, al igual que los 57.680 que permite acometer el otro lote, la pavimentación de las vías municipales en parroquias de Camba, Riobó y Asperelo.

Por otra parte, queda adjudicada la obra de acondicionamiento de la fachada del gimnasio municipal, que ejecutará Servium Sistemas SL por un coste de 19.602 euros. Por último, el gobierno renuncia a una ayuda del Plan Concellos para reformar y ampliar el parque infantil, y solicitará 17.965 euros para renovar la iluminación exterior, y otros 14.369 a cambiar los filtros de la estación potabilizadora de agua.