Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barranquilla se mira en el espejo dezano

El lalinense Carlos Taboada y el colombiano Roy Castiblanco promueven un conjunto de balonmano en la incipiente primera liga nacional con el nombre de ambas localidades

Jugadores de ambos sexos del Balonmano Lalín de Barranquilla con las camisetas, pantalones y balones donados por el club rojinegro.

Más de 7.000 kilómetros separan a Lalín, en la provincia española de Pontevedra, de Barranquilla, la muy cantada localidad colombiana. El lalilense Carlos Taboada López, al que todos conocen como “Calimero”, lleva viviendo en el municipio caribeño de Santa Marta desde 2008, y el colombiano Roy Castiblanco han estrechado lazos entre ambos lugares a través de su pasión compartida por el deporte del 40x20. Tras un trabajo arduo por ambas partes el Balonmano Lalín Barranquilla ya es una realidad en el incipiente balonmano colombiano. Taboada explica que “en Barranquilla llevan como cuatro años intentando impulsar la práctica del balonmano. Yo me sumé al proyecto desde hace más o menos 12 meses pero la pandemia nos obligó a cambiar todos los planes. Para que los jugadores y jugadoras no perdieran el hilo con este deporte y mantener la llama encendida les propuse que hiciéramos charlas por zoom dedicadas a este deporte. Una de ellas fue con integrantes del Balonmano Lalín como Pablo Cacheda o Pincho, entre otros. También hablamos de modelos de escuelas de balonmano y pudimos contar con Dioni Quelle. E incluso hablamos con jugadores que salieron de la cantera lalinista como Xoán Ledo o Cecilia Cacheda”.

Carlos Taboada posa con una camiseta vintage del Balonmán Lalín

Carlos Taboada posa con una camiseta vintage del Balonmán Lalín

Lo cierto es que la labor de promoción del deporte del balonmano ha unido y mucho a todos los que se han visto involucrados de una u otra forma en este proyecto. Carlos Taboada también recuerda los primeros pasos del mismo diciendo que “se fueron entusiasmando y ahora para ellos el Balonmano Lalín es su equipo de referencia. En Barranquilla es muy complicado conseguir hasta un simple balón y por eso me atreví a hablar con Mario López, el presi, para ver si existía la posibilidad de enviar material sobrante desde Lalín. La respuesta del club fue increíble y muy emotiva para mi. Pincho, Mario y Ventoso se pusieron a la tarea y cual fue mi sorpresa cuando Ventoso me comunica que se habían hecho con más de 30 balones, camisetas, sudaderas, pantalones deportivos y demás. Al final, llenaron dos cajas enormes de material”. Sin embargo, este dezano también subraya la dificultad logística que supuso hacerse con todo este material. “Ahora el problema venía para poder mandar eso a Barranquilla y Mario de Botos, que trabaja en Correos, me organizó todo el envío y hasta asumió el los gastos. Mucha gente se involucró en todo esto y les estamos enormemente agradecidos”, destaca sobre la colaboración recibida.

Y en cuanto a la denominación del equipo caribeño, Taboada destaca que “ellos fueron los que decidieron llamarse Balonmano Lalín de Barranquilla. Se lo comenté a miembros del club y estuvieron encantados. Ahora ya estamos retomando los entrenamientos y nos vamos a preparar para poder competir en la primera liga nacional de Colombia de balonmano. Será un honor salir a jugar con ese escudo que, como sabes, para mi es muy especial”.

Compartir el artículo

stats