El mandatario lalinense, José Crespo, opina que los vecinos del rural podrían celebrar sus festejos parroquiales si la situación de la pandemia sanitaria se mantiene en unos niveles como los actuales. “Creo que podrá haberlas, también en Lalín, con unas condiciones distintas, pues a lo mejor no podemos traer orquestas que metan a 5.000 personas porque no daríamos cumplido las medidas de seguridad, pero quizá sí otro tipo de actuaciones que tenemos pensado y en las que estamos trabajando”.

Relacionó esta vía con el anuncio del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, acerca de la autorización de fiestas en las parroquias de hasta 1.000 habitantes. “Esto quiere decir que dependiendo del espacio y con unas distancias razonables sí se podrán hacer”. El gobierno se da de plazo hasta el 15 de junio para analizar esta cuestión. “Si las cosas siguen como hasta ahora lo normal es que en un tiempo razonable podemos decir si va a haber fiestas o no, pero de momento es prematuro”.

Sobre las de As Dores avanza que no habrá petitorio, pero sí se sopesan las atracciones o los fuegos artificiales. “Creo que podremos montar algún tipo de actuaciones que nos permita que las fiestas que no hubo el año pasado sí se puedan celebrar este”. Destaca la ventaja de contar con espacios amplios como las plazas de Galicia e Igrexa.