Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una nueva vida para el plan de A Viuda

Galitec negocia la compra del bloque de viviendas inacabado de la promoción de 300 pisos de Eprovisa | El acuerdo permitiría una revalorización del área y la reapertura de la calle que enlaza con la Rolda Leste

El proyecto, frustrado por la crisis del ladrillo, preveía unas 40 viviendas en este inmueble. |  // BERNABÉ/J.LALÍN

El proyecto, frustrado por la crisis del ladrillo, preveía unas 40 viviendas en este inmueble. | // BERNABÉ/J.LALÍN

La quiebra de promotoras por la crisis del sector del ladrillo dejó en Lalín un rastro de bloques de viviendas sin rematar; un problema que afecta directamente al Concello por los quebraderos de cabeza que supone contactar con sus propietarios para ordenar la ejecución de trabajos de mantenimiento con los que evitar, por ejemplo, el desprendimiento de materiales a la vía pública.

El denominado plan parcial de A Viuda o Carretera de Lugo (SUE-4) fue una de las áreas de expansión en la que la extinta sociedad Eprovisa proyectó la construcción de 285 viviendas, pero solo fue capaz de rematar dos de los tres bloques de pisos. Uno, con espacio para unos 40 hogares según el proyecto primitivo, se mantiene desde hace muchos años con una estructura de ladrillo y al menos parte de una cornisa del inmueble se desprendió sobre la calle tiempo atrás.

Esta edificación podría cobrar vida si fructifican las negociaciones de la compañía lalinense Galitec con la inmobiliaria que gestiona su comercialización a la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb). El director general de la firma dezana Mario Reboredo Surribas reconoce el interés por cerrar este acuerdo, aunque opta por la prudencia y señala que por el momento “no hay nada cerrado”. “Permitiría darle a esa zona un poco de vidilla y también es interesante porque en Lalín existe demanda para un tipo de viviendas”. Sobre el estado de la edificación indica que no es tan malo como aparenta, aunque evidentemente habría que acometer obras de calado para dejarlos en perfectas condiciones antes de volver a colocarlo en el mercado. Los bajos, añade, también presentan humedades o filtraciones propias de un inmueble que lleva años abandonado. El interés de Galitec por este bloque de viviendas inacabado surgió hace tiempo y, fuentes consultadas, aseguran que existieron negociaciones con una comercializadora de activos inmobiliarios del denominado banco malo. La urbanización del SUE-4 se activó en el año 2006 y supuso para el ayuntamiento la recepción de 16.400 metros cuadrados de equipamientos y zonas verdes y 9.750 de espacios libres, además de la creación de algo más de 300 plazas de estacionamiento. En febrero de 2015 el Concello decretaba el cierre de esta edificación –entre las calles Álvaro Cunqueiro y Nardos –por incumplir el deber de conservación, seguridad, salubridad y ornato público de inmueble d la Lei 9/2002 de Ordenación Urbanística e de Protección do Medio Rural de Galicia (Louga).

La apertura del viario es otra asignatura pendiente. | // BERNABÉ/J.LALÍN

Otro de los problemas derivados de la inejecución del proyecto afecta a la conexión del viario de la propia área urbanística y del entronque con la Rolda Leste. Después de muchas idas y venidas administrativas –con apertura provisional de la calle– actualmente no existe salida desde la rúa que pasa por delante del bloque de viviendas inacabado y la rotonda en la que confluye la calle Areal. Hace ahora cuatro años el gobierno municipal aprobaba una modificación del planeamiento referido a esta zona con el fin de materializar la apertura de los viales. La solución definitiva podría llegar en caso de que el grupo empresarial lalinense cerrase la operación para hacerse con el bloque de viviendas, algo que satisfaría al ayuntamiento.

Adquisición de la firma estradense Corral y Couto

El grupo empresarial capitaneado por Mario Reboredo y Ramón Pedrosa continúa con su plan de expansión y entre sus nuevos proyectos destaca la compra de los medios de producción de la extinta sociedad estradense Corral y Couto, que en julio de 2019 había solicitado concurso de acreedores. La fábrica del sector del mueble era una de las conocidas de la capital de Tabeirós, pero acabó en proceso de liquidación a consecuencia de la crisis. La sociedad Galitec cerró la adquisición de la unidad productiva y la subrogación de en torno a una veintena de empleados, no así de las naves.

Interior de una de las instalaciones de la empresa del mueble estradense. // Bernabé

Porque según explica Reboredo, su intención pasa por trasladar la producción a la nave que tienen en el polígono Lalín 2000, la antigua sede de la textil Montoto, adquirida el año pasado. En estas amplias instalaciones se coordina la división de madera de Galitec. El grupo empresarial dezano anunció entonces que pretendía destinar 2,5 millones en maquinaria con la que ampliar su capacidad productiva de la sección de contract gestionada por la sociedad Iconsa Contract para “atender la creciente demanda de proyectos integrales y ampliar zonas geográficas” a las que dan cobertura en carpintería, sobre todo para hoteles, espacios de restauración, instalaciones comerciales y corporativas en obra civil y privada y también residencias particulares.

Compartir el artículo

stats