Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

julio vázquez García | Jefe de la zona noroeste de Claas Ibérica

“Para sacarle rendimiento a una máquina agrícola actual hay que estar preparado”

“La modernización va ligada al nivel de profesionalización de granjas y empresas”

Julio Vázquez García posa junto a una máquina de la multinacional alemana Class.

El reciente accidente sufrido en Gresande ha devuelto a la actualidad la polémica sobre la seguridad en el manejo de maquinaria agrícola. Julio Vázquez García trabaja para una firma con más de 11.400 empleados en el grupo de empresas repartidos por todo el mundo.

–¿En qué consiste su trabajo dentro del entramado de Claas?

–Mi trabajo es de apoyo a los concesionarios. Nosotros no vendemos al cliente final, nosotros vendemos al concesionario y ellos son los que dan el servicio a los clientes finales de nuestra maquinaria.

–¿Qué grado de preparación se necesita para poder trabajar con una maquinaria tan sofisticada?

–Estamos hablando de una maquinaria muy costosa en especial por su evolución propia y, además, las normativas en base a emisiones y seguridad también se han actualizado mucho. Para llevar una máquina agrícola no hace falta estar muy preparado porque cualquiera que tenga carné de conducir lo puede hacer. Sin embargo, para sacar el rendimiento de una máquina agrícola moderna sí hace falta poder estarlo Nosotros ahora buscamos la implantación de sistemas de GPS y de autoguiados, lo que las convierte prácticamente en máquinas autónomas. Lo que nos estamos encontrando ahora es que la media de edad de la gente del sector está en más de 50 años y a esta gente le cuesta bastante hacerse con ese tipo de tecnología tan avanzada.

–¿Por qué se siguen produciendo todavía accidentes mortales?

–Yo creo que la maquinaria agrícola actual es muy segura, sobre todo los tractores grandes más concretamente pero en nuestra zona es complicado porque son terrenos accidentados. Un poco también pasa por lo que hablábamos de la cualificación de la gente. Yo me fijo muchas veces cómo frena un chófer de un trailer y cómo lo hace uno del tractor cuando están llegando a un cruce. Hay que darse cuenta de que un tractor agrícola de la comarca de Deza a veces carga más kilos que un camión. Sin embargo, un chófer cuando sabe que tiene que frenar en un cruce lo hace con antelación y el de los tractores lo hace justo encima. Este abuso de la confianza en la máquina, muchas veces en un terreno accidentado y que no es capaz de soportar el peso de la máquina, provoca que el terreno ceda y que el tractor sufra un accidente. Desde el año 2013 se han incrementado los sistemas de seguridad y desde el 1 de enero de 2018 hay una normativa europea que hace especial hincapié en todo lo que se refiere a la seguridad. El nivel de seguridad poco más puede evolucionar en la maquinaria agrícola pero la cualificación sí que es necesaria.

–¿El agricultor gallego es de modernizarse o, por el contrario, se hace el remolón para las rotaciones?

–En estos momentos, está empezando a modernizarse y está empezando a rotar más la maquinaria. Esto va muy estrechamente ligado sobre todo a la economía, lógicamente, pero también más al nivel de profesionalización de las granjas o empresas. Cuando las explotaciones se van profesionalizando el agricultor rota más la maquinaria porque ya lo ve como una inversión y una amortización. Sabe que a los cinco o seis años tiene que estar amortizada y si económicamente puede, lo hace. Nosotros estamos comenzando a cambiar, por ejemplo, las picadoras de maíz, que son las máquinas más caras. Una picadora de media con cabezales vale unos 450.000 euros y esas máquinas empiezan a rotar cada cinco o seis años ya en la zona. Cuando te la sacas tiene un valor importante porque con esos años puede tener un valor de unos 250.000 euros, más o menos, y ya la tienes amortizada porque fiscalmente es muy cara. Metes otra máquina y trabajas sin problemas y sin averías. En este sentido, ya se empieza a cambiar la mentalidad.

.

–Parece mentira que sean agricultura y ganadería las que mejor futuro puedan tener.

–Aquí cuando toca ganar mucho dinero no es un sector donde hay un beneficio grande pero tampoco cuando toca perderlo es una debacle. Digamos que vamos siempre en una línea plana y poco ascendente. Yo creo que estamos en un buen sector porque la demanda de alimentos en el mundo continuará. La mecanización agrícola es fundamental porque pensemos que hace 200 años más o menos el 75 por ciento de la población mundial se dedicaba a las labores agrícolas y en la actualidad con una población mundial siempre en ascenso, sólo el 2 por ciento se dedica a labores dentro del sector primario. Atendiendo a estos datos irrefutables, la mecanización agrícola se antoja algo fundamental porque aumenta la demanda de alimentos y las máquinas son necesarias para poder trabajar en el campo.

“En 2020 batimos el récord histórico de facturación”

–Dicen que el sector primario es de los que mejor está soportando la crisis. ¿Es cierto? –El año pasado, el año de la pandemia, nosotros batimos el récord histórico de facturación. Fue la primera vez que facturamos más de los 4.000 millones de euros en un ejercicio. Ahora mismo estamos viviendo un crecimiento medio de los pedidos en toda Europa de un 20 por ciento. En la historia reciente de la maquina agrícola no se recuerda un crecimiento tan grande. Entonces, atendiendo a los números, digamos que la pandemia casi nos está beneficiando. El precio de la leche en nuestra zona es estable, lo cual hace las ventas vayan bastante bien. El de la carne está más bajo, aunque se empieza a recuperar, lo que nos perjudica un poco. También comienzan a encarecerse las materias primas y afectan al sector y es previsible un frenazo en la segunda mitad del año. Te puedo decir que en mi zona tengo un crecimiento acumulado de un 23 por ciento. Se frenará pero auguro unos buenos números en lo que resta de año

Compartir el artículo

stats