Los parques eólicos previstos en Deza y Tabeirós-Montes continúan encontrando un fuerte rechazo. En esta ocasión, el Concello de Vila de Cruces y el Partido Popular de Forcarei han llevado a cabo una serie de acciones tendentes a mostrar su oposición a su implantación. El Concello cruceño presentó el viernes las alegaciones correspondientes a los parques eólicos. La decisión se produce después de que el alcalde Luis Taboada mantuviera varias reuniones con afectados, abogados y, también, con la técnica municipal, según informan desde el consistorio. Taboada presentó las alegaciones ante Vicepresidencia segunda y la Consellería de Economía, Empresa e Innovación.

El regidor de Vila de Cruces manifiesta que “no podemos cruzarnos de brazos puesto que éste es un pequeño paso de otros muchos que tenemos que seguir dando”. Taboada agradece a todos los grupos de la corporación municipal que “a su manera quieren también liquidar este problema que se nos presenta y, sobre todo, agradecer a los vecinos la colaboración que tuvieron en todo momento”.

Por su parte, el Partido Popular de Forcarei anuncia la puesta en marcha de una batería de medidas encaminadas a apoyar a los vecinos ante la presentación de varios proyectos de parques eólicos dentro del límite municipal. Los populares fuerzan un pleno extraordinario “para que el Concello actúe sobre los proyectos eólicos” después de que la portavoz municipal popular, Belén Cachafeiro, mantuviera reuniones con los vecinos de Castrelo, Muras y Meavía. En los próximos días los populares forcaricenses promoverán reuniones informativas entre los afectados y una empresa especializada en el sector eólico. Desde las filas del PP de Forcarei aseguran haber tomado estas medidas “ante la pasividad del Concello, que se limitó a copiar alegaciones de los vecinos afectados”.

Cachafeiro recuerda que “Verónica Pichel, alcaldesa de Forcarei, dispone de fondos para la contratación de asesores de Alcaldía, pero no de asesores para los vecinos a los que tiene abandonados en estos momentos cruciales. Limita toda su actividad a los informes de una asistencia técnica municipal que sólo está dos días a la semana en el Ayuntamiento y que está obligada a sacar adelante los demás expedientes de los vecinos”.