Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los parques Tramontana y Siroco producirán energía equivalente al consumo anual de 140.000 hogares

Greenalia invertirá 110 millones de euros y prevé movilizar 1.300 empleos para su construcción, que se prolongará más de un año

Aerogeneradores entre la niebla en la Serra do Candán. |  // BERNABÉ

Aerogeneradores entre la niebla en la Serra do Candán. | // BERNABÉ

La compañía coruñesa Greenalia desarrollará los parques eólicos de Tramontana y Siroco, dos proyectos que, con sus correspondientes líneas de evacuación, tendrán una inversión superior a los 110 millones de euros. Ambos sumarán 134 MW y producirán energía suficiente para abastecer el equivalente al consumo anual de 140.000 hogares, dos instalaciones que inician el trámite de información pública de su Estudio de Impacto Ambiental (EIA), autorización administrativa previa y declaración de utilidad pública, tras su publicación ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

El parque denominado Tramontana, de 72,8 MW, se ubicará entre Silleda, Forcarei, Cerdedo-Cotobade y Beariz, municipio ourensano en donde se establecerá una subestación. Con trece aerogeneradores de 5,6 MW cada uno, con una altura de buje de 105 metros y 150 metros de diámetro, tendrá una capacidad de producción de 257.328 MWh/año. Siroco, de 61,6 MW, ocupará terrenos de Cerdedo-Cotobade y Forcarei, constará de once molinillos y su capacidad productiva anual será de 249.486 MWh.

Una vez aprobados, los proyectos de ejecución superarán el año y movilizarán más de 1.300 empleos en su fase de construcción, además de aportar al conjunto de concellos alrededor de 1,9 millones de euros a través de impuestos y tasas, una cifra a la que se suma la inversión en concepto de arrendamientos a los propietarios de los terrenos, ya sean individuales o comunidades de montes.

Desde Greenalia aseguran que las áreas de implantación de ambas instalaciones están fuera de la zona amparada por la Red Gallega de Espacios Protegidos y la Red Natura 2000 y incluso del área prevista en su propuesta de ampliación. “No incluye tampoco ninguna IBA (Important Bird Area) ni prioritarias de reproducción, alimentación, dispersión y concentración local de aves, y tampoco afectan a zonas incluidas dentro de alguna Reserva de la Biosfera ni a las de interés paisajístico”, sostiene la firma. El estudio de impacto ambiental recoge la inexistencia de afección negativa sobre los hábitats durante la fase de explotación.

Por lo que se refiere al informe arqueológico y de patrimonio cultural, “se establecen medidas correctoras con el objetivo de garantizar la adecuada protección y conservación de los elementos detectados como patrimonio cultural”. En todo caso, Greenalia subraya que “estamos en la fase inicial de tramitación del expediente, por lo que, tal y como venimos haciendo en todos nuestros proyectos y como hemos trasladado a los alcaldes de estos ayuntamientos, los proyectos se adaptarán a las recomendaciones ambientales y patrimoniales que se pudieran indicar desde las distintas administraciones en sus respectivos informes para el adecuado desarrollo de la instalación y, paralelamente, procurando el máximo consenso social y respecto al entorno”.

Viento, sol y biomasa

Greenalia es un productor independiente de energía exclusivamente con tecnologías renovables. La empresa usa sólo viento, sol y biomasa forestal, de restos de cortas de plantaciones certificadas, para generar electricidad “en armonía con la naturaleza, aportando empleo e innovación en las zonas donde desarrolla su actividad”, según sus propias palabras. Desde 2017 está presente en el BME Growth (anterior Mercado Alternativo Bursátil), “comportándose como uno de los mejores valores por revalorización”. Tiene su sede en A Coruña y centros de producción previstos en la Península Ibérica y Canarias y en Estados Unidos.

El PSOE de Cerdedo-Cotobade exige la anunciada comisión

La agrupación socialista de Cerdedo-Cotobade exige al alcalde, Jorge Cubela, que cumpla su compromiso de crear una comisión de seguimiento de los proyectos eólicos, tal como anunció en la reunión mantenida con las comunidades de montes de Rebordelo, Loreiro, Carballedo y Borela. Estaría integrada por estos mismos colectivos, junto a grupos políticos y técnicos municipales, con el objetivo de defender los intereses vecinales y medioambientales. Junto con “la falta de información” sobre la situación actual, desde el PSOE muestran su preocupación por “la problemática de la afectación patrimonial, ambiental y los recursos hídricos, que podrían verse contaminados, al mismo tiempo, por la construcción de accesos”. “Todo apunta a que el objetivo no es otro que favorecer a las grandes compañías del oligopolio eólico en detrimento del rural”, sentencia la formación. El plazo de alegaciones al proyecto Porto dos Vidros termina la próxima semana y estos días trabajadores de consultorías recorren las parroquias –afecta a las de Corredoira, Santa María de Sacos, San Bernabé, Bugarín y Quireza– para negociar con las comunidades de montes, apunta la concejala Lina Garrido. La agrupación socialista presentó reclamaciones al eólico Campo das Rosas, cuyo plazo terminó el 15 de abril, y hará lo mismo respecto al de Porto dos Vidros, si bien tiende la mano al regidor para hacerlo conjuntamente como ayuntamiento. Garrido defiende que la ciudadanía “tiene que tener información de lo que va a suceder en sus montes, así como apoyo legal a los comuneros”, pues sostiene que la información que les llega actualmente es “poco transparente, tanto desde la administración local como desde las demás”. En esta línea, cree que la Xunta debería tener en cuenta que el plan sectorial de Galicia data del año 1997, con modificación en 2002, de modo que “está obsoleto en su totalidad”.

Compartir el artículo

stats