DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Policía Local y Guardia Civil cursan alrededor de un millar de denuncias en el estado de alarma

En Lalín denuncian más de 600 infracciones | En Silleda figuran 166 y A Estrada suma 140, 24 ya pagadas y seis recurridas | Las más habituales: ir sin mascarilla, no convivientes en el mismo coche o saltarse el toque de queda

Un control de la Guardia Civil en Lalín durante el estado de alarma. / Bernabé/Javier Lalín

Un control de la Guardia Civil en Lalín durante el estado de alarma. / Bernabé/Javier Lalín

El estado de alarma alteró cualquier rutina. Primero no se podía salir a la calle, después hubo que hacerlo en determinadas franjas horarias y, más tarde, la mascarilla se convirtió en salvoconducto imprescindible. Cuando algo parecido a la normalidad se fue abriendo paso, llegó el momento de valorar cómo se viajaba en coche, si se fumaba en la vía pública o cómo, cuándo y cuántos se sentaban en torno a un café. Con una normativa constantemente cambiante, el trabajo de los profesionales encargados de supervisar el cumplimiento de las restricciones para evitar la transmisión del coronavirus tampoco fue sencillo. Apostaron todo lo posible por la labor informativa pero, al final, no les quedó más remedio que formular denuncias. Desde que se decretó el estado de alarma que decayó este domingo, agentes de la Policía Local y la Guardia Civil tramitaron alrededor de un millar de denuncias en las comarcas de Deza y Tabeirós-Terra de Montes por incumplimiento de la normativa vigente para frenar la circulación del COVID-19.

Por concellos

La capital dezana fue la que más denuncias registró en este año. En concreto, los agentes de la Policía Local formularon 97 denuncias por incumplimiento de la normativa vigente en materia sanitaria, al amparo del estado de alarma. Por su parte, la Guardia Civil habría propuesto sanción para otros 550 infracciones, una cifra que elevaría el montante total para Lalín a 647 denuncias. En todo caso, fuentes municipales precisaron que el dato está pendiente de ser depurado por si pudiesen darse casos de “duplicados, errores o nuevos ingresos”. El 80% de las infracciones detectadas se vinculan al mal uso de la mascarilla o a la ausencia de esta medida de protección.

Por su parte, Policía Local y Guardia Civil realizaron en Silleda desde el inicio del estado de alarma 166 denuncias, la mayoría de ellas por un uso indebido –o la total ausencia– de la mascarilla. Desde el gobierno local se apunta también a la existencia de propuestas de sanción por la realización de botellones o por el incumplimiento del toque de queda, registrándose también multas a algunos establecimientos hosteleros por no atender a las restricciones exigidas.

Pagadas o recurridas

El alcalde de A Estrada, José López Campos, confirmó que desde que el país entró en estado de alarma por la crisis sanitaria los agentes de la Policía Local y la Guardia Civil sumaron en A Estrada 140 denuncias. El municipio estradense tiene también delegada en la Xunta la gestión de las denuncias que se formulen por incumplimiento de la normativa COVID. En todo caso, el munícipe tenía conocimiento de que –a fecha del pasado lunes– se habían pagado 24 de las sanciones derivadas de esta labor de inspección policial y se cursaron seis alegaciones. En el caso estradense, la multa más común también se corresponde con ir por la vía pública sin mascarilla, siendo la segunda más habitual la sanción por viajar juntas en coche personas no convivientes.

En cuanto a Vila de Cruces, el teniente de alcalde Julio López confirmó que fueron un total de 33 sanciones las que corresponderían a otros tantos vecinos del municipio por infracciones durante este período.

En Rodeiro, el alcalde Rubén Quintá, señaló que fueron muy pocas las denuncias registradas en este municipio dezano por incumplimiento de las exigencias del estado de alarma. “Dos o tres”, indicó. Ligó todas estas sanciones a la falta de mascarilla. En Dozón, el gobierno trasladó que fueron “siete u ocho” las infracciones, casi todas ligadas a la mascarilla.

Por su parte, en el Concello de Forcarei fueron pocas las multas derivadas de la infracción de las restricciones en materia sanitaria durante el estado de alarma decretado en marzo de 2020. Fuentes municipales explicaron que rondarán la media docena y que todas ellas emanan de denuncias por la falta de mascarilla. En el caso de Cerdedo-Cotobade, el alcalde, Jorge Cubela, informó de que durante estos meses fueron un total de cinco las denuncias planteadas en el municipio fusionado.

José Enrique Loureiro ejerce actualmente la jefatura de la Policía Local de A Estrada. Bernabé/Javier Lalín

"Los estradenses se portaron bien; la verdad es que estoy contento"

Desde el pasado mes de febrero, José Enrique Loureiro asume, de forma provisional, la jefatura de la Policía Local de A Estrada. Indica que este cuerpo policial realizó durante buena parte del estado de alarma una labor de información y asesoramiento, un trabajo casi didáctico de recordar y alertar a la población sobre la normativa vigente. Sin embargo, en algunos casos no quedó más remedio que presentar denuncias. “La gente se portó muy bien; hubo que denunciar a algunos porque no quisieron entender pero, en general, el comportamiento fue bueno”, expuso. “La verdad es que estoy contento con la gente del pueblo”, incidió. La falta de mascarilla o fumar en la calle fueron las cuestiones por las que más tuvieron que alertar estos agentes municipales, además de realizar una labor de control e instrucción en los establecimientos hosteleros en materia de aforos y de colocación de las terrazas, por ejemplo. Aun así, señala Loureiro que estos negocios ofrecieron también un buen comportamiento y cerraron a su hora. Durante la noche, el control correspondió por entero a la Guardia Civil.

Jesús López Cuñarro, inspector jefe de la Policía Local de Lalín./Bernabé/Javier Lalín

"La gente cumplió ante algo tan nuevo y duro como estar encerrados en casa"

“Lo fuimos llevando, como en todos los sitios, por etapas, con variaciones constantes”, explica el inspector jefe de la Policía Local de Lalín, Jesús López Cuñarro. Movilidad y horarios se convirtieron en una cuestión clave en el día a día de los agentes municipales en la capital dezana, que interpuso cerca de un centenar de denuncias. “Durante el confinamiento la gente, en general, cumplió”, expuso. Reconoce que algunos –aunque fueron pocos– también llegaron a abusar de los motivos por los que estaba permitido salir a la calle, “pero, en general, hasta fue casi sorprendente porque entramos en algo tan novedoso y duro como estar metidos en las casas y la gente lo cumplió bien”. “Después, con las mascarillas, costó un poco de trabajo. A la gente le llevó su tiempo acostumbrarse. Sin embargo, cuando en Lalín llegamos a más de 70 casos sí notamos un cambio de mentalidad”, relata. Cuñarro señala que en los bares los ciudadanos fueron reacios a estar con la mascarilla puesta pese a no estar consumiendo. Sin embargo, “ahora es muy difícil encontrar alguien en la calle sin ella”.

El Sergas cita hoy a 668 vecinos de Cerdedo-Cotobade

El Sergas convoca hoy a 668 vecinos de Cerdedo-Cotobade de entre 20 y 39 años a la realización de un cribado para detectar portadores asintomáticos del virus. Estas pruebas voluntarias se harán en el pabellón de Tenorio desde las 15.30 horas. A mayores, el Área Sanitaria de Pontevedra-O Salnés también realizará sendos rastreos entre las comunidades educativas de los colegios San Xoan Bautista –60 personas se harán la prueba– y CEIP Carballedo (89). El municipio se mantenía ayer en los 13 casos activos de COVID-19. Hay cuatro positivos en el instituto y otro en el colegio de Tenorio, que recupera el aula que tenía cerrada, y desaparece el de la guardería de Cerdedo. Lalín y Silleda repetían ayer sus casos activos, con 39 y 19, respectivamente.

En el parte de centros educativos figuran dos contagios en el IES Laxeiro y uno en el Aller, en los colegios Xesús Golmar y Scientia y en los tres de la capital de Trasdeza. Además, la enfermedad reapareció en A Estrada al registrarse un positivo. Y se mantiene otro, de una trabajadora de otro municipio, en la guardería A Galiña Azul de A Estrada, con dos aulas cerradas.


Compartir el artículo

stats