DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más viviendas en tonos crema y verde

Son los tonos que recomienda la ‘Guía de cor e materiais de Galicia’ para las personas que quieran acometer reformas de viviendas en la zona centro de la comunidad gallega

Viviendas en el Barrio de Abaixo de Lalín. |   // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Viviendas en el Barrio de Abaixo de Lalín. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Hasta el 31 de este mes está abierto el plazo de presentación de solicitudes para optar a las ayudas que convoca el Instituto de Estudos do Territorio para reformas de viviendas que permitan corregir el impacto paisajístico que pudieron causar, en su momento, construcciones que dieron pie a lo que llamamos feismo urbanístico.

Para aquellas personas que estén pensando en una reforma acorde con el entorno, la Consellería de Medio Ambiente permite consultar en su web la Guía de cor e materiais de Galicia, dividida en 12 tomos, correspondientes a otras tantas áreas paisajísticas. En el caso de las comarcas de Deza y Tabeirós-Terra de Montes, figuran en el área de Galicia Central, junto a otros concellos limítrofes de Lugo, Ourense y A Coruña.

Destacar volúmenes

La guía da unas pautas de colores a emplear a la hora de pintar fachadas, recuperar muros de cierre o sustituir celosías. Divide las construcciones entre aquellas edificadas antes de 1960 y las que se levantaron a partir de esa fecha. Para las viviendas con más de 60 años, en su ornamento recomienda usar tonos cremas y verde claro así como salmón. La carpintería debe ir en verde, gris claro y rojo. Si estamos ante una casa que muestra influencias de art-déco, el fondo ha de ser beige o amarillo claro, y la carpintería permite un delicado azul turquesa. Para destacar los volúmenes, esta guía recomienda usar el mismo color pero en distintos tonos: los más oscuros para las zonas más alejadas, y los mas claros, para las más próximas. También es aconsejable usar e mismo color, pero en distintos tonos, si queremos destacar elementos como zócalos o cornisas.

En cuanto a las viviendas construidas a partir de 1960 pero que presentan cierto impacto paisajístico, si se quiere corregirlo, la Guía que maneja la Xunta apunta que se emplearán colores verde claro o marrón claro en viviendas con dos pisos o más, mientras que en las de planta baja y primer piso pueden usarse estos colores, pero en tonos más oscuros. En los que superen las tres plantas se recomiendan los tonos crema. Las cubiertas emplearán teja o losa, según el uso tradicional de la zona.

Ladrillo y hormigón sin revestir

Las ayudas que convoca el Instituto de Estudos do Territorio permitirán tratar paredes medianeras que están a la vista, cubriéndolas con materiales de revestimiento, pintado o con tratamiento vegetal. También van encaminadas a adecentar construcciones que han quedo con sus fachadas rematadas en ladrillos cerámico o en bloque de hormigón sin revestir. De igual modo, permitirán cambiar las cubiertas que lucen planchas de fibrocemento por teja cerámica o losa. Los muros de grandes dimensiones (más de 1,50 metros) también podrán cambiarse por soluciones diáfanas o sebes vegetales. Los que fueron construidos en hormigón tienen la oportunidad de dejar paso a los de piedra similar a cachotería tradicional.

Compartir el artículo

stats