Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diego Anido (Diego As) | Artista plástico urbano

“El trabajo previo es casi más importante que el del muro”

El artista urbano Diego Anido
 ante uno de sus trabajos.

El artista urbano Diego Anido ante uno de sus trabajos.

El artista plástico urbano lucense, Diego Anido, más conocido como “Diego AS”, es uno de los invitados principales a la Fiesta de la Primavera que mañana organiza el Espazo Xove de Lalín. El evento dará comienzo a partir de las 16.00 horas con la elaboración de un grafiti por parte de este campeón nacional de la especialidad. La situación sanitaria obliga a un aforo limitado para esta celebración.

–¿Desde cuándo se dedica a la realización de grafitis urbanos?

–Empecé en este mundo con 15 años más o menos –ahora tengo 32– y tengo grafitis en toda Galicia y, también en otros puntos de España como Málaga o Madrid. Además, soy co-ganador de las Graffiti Battles, una competición online que organiza la Liga Nacional de Grafiti, cuyo primer premio lo comparto con el bilbaíno NexGraff. El jurado decidió al final darnos un empate técnico entre los dos.

–¿Con qué nos sorprenderá este fin de semana en Lalín?

–Me dijeron los chicos de hacerle un homenaje al rapero norteamericano DMX que murió hace unos 15 días. Se trata de un merecido homenaje póstumo a partir de una imagen de él y, después, lo pintaré con mi estilo habitual.

–¿Qué fue lo que le animó a ser un artista del grafiti urbano?

–Siempre digo que yo más que al grafiti me dedico y estoy centrado en el arte urbano. Me gusta mucho más que me identifiquen como artista urbano que como grafitero, que no deja de ser el que hace letras y solamente firmas en la calle. Desde muy jovencito me gustaba pintar, conocí el tema del spray, poco a poco fue cogiendo técnica y, aunque al principio lo haces por diversión, con el paso del tiempo todo esto se acaba convirtiendo en tu verdadera y única profesión.

–¿Cómo definiría su estilo?

–Siempre me sentí muy atraído por el realismo y por el hiperrealismo. También soy un fiel seguidor de las imágenes planas. Con todo eso, al final persigo realizar una mezcla de todo y el resultado es una forma particular y mía de arte urbano.

–¿Cuáles son sus referentes dentro del arte urbano actual?

–Si te soy sincero, tengo varios porque afortunadamente hay muchos y muy buenos artistas. Me refiero, por ejemplo, aquí en España, a Belin, que es un magnífico artista de Linares, y en Alemania a Smug y alguno más. Todos ellos son artistas reconocidos a nivel mundial que tienen obras excelentes a todos los niveles. Se trata de lo mejorcito de esta especialidad artística.

–¿Cuál es el proceso de un grafiti como los que crea usted?

–Mucha gente no sabe que a la hora de realizar un grafiti hay un trabajo previo que es casi más importante que en el muro. Me refiero de medidas, encaje, color y, por supuesto, el dibujo de la obra que quieres plasmar en el muro. No se trata de llegar allí y empezar a pintar con el spray lo que te venga a la cabeza. Todo el mundo te pide lo que quieren e incluso tú mismo antes de empezar a pintar te planteas lo que quieres hacer. Por eso digo que ese trabajo es fundamental.

–¿El carácter marginal inicial del grafiti le perjudicó socialmente?

–Sí es cierto que es un arte que como viene de la calle, como le sucede a la música urbana, nos consideran como gente transgresora y poco de fiar. Sin embargo, hay que decir que somos muy profesionales en todo lo que hacemos. Es un trabajo que tiene el mismo mérito que cualquier otro. Es algo que seguramente arrastramos desde el principio pero espero que con el paso del tiempo se vaya normalizando.

–¿Se puede vivir dignamente del arte urbano en la actualidad?

–Por supuesto. Personalmente, yo intento que me valoren todo lo que hago. Es lo mismo que pintes cuadros para una galería que lo hagas en una pared o en una fachada de un edificio. Para mí es lo mismo y por eso pretendo que se ponga en valor lo que es mi trabajo.

–¿Espera estar mucho tiempo más pintando en la calle o le gustaría cambiar de soporte?

–Tengo la suerte de poder probar en otros formatos distintos al de la pared. Ya tengo hecho trabajos al óleo, por ejemplo, o incluso acrílicos. Me gusta poder variar.

–¿Dónde se siente más cómodo trabajando de todos ellos?

–Sin duda, en la calle. Es una sensación fantástica comprobar como la gente se para ver tu trabajo o incluso te pregunta por él. Tengo que decir que me he encontrado a personas muy agradecidas, que se interesaron por algunas de mis obras después de pasar por una calle y que les llamara la atención. Es algo muy bonito, la verdad.

Compartir el artículo

stats