Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La muerte de un vecino de Barcia por COVID podría desencadenar brotes en la parroquia

Campaña de pruebas para detectar positivos en el centro de salud lalinense.

Campaña de pruebas para detectar positivos en el centro de salud lalinense. BERNABÉ/JAVIER LALÍN

El coronavirus SARS-CoV-2 se cobró este jueves otra víctima en Lalín. Un vecino de Barcia, de 55 años, falleció en su domicilio y su esposa fue trasladada al hospital debido a la sintomatología aguda que presentaba. Fuentes consultadas aseguran que la pareja, que reside con un hijo y una persona mayor, arrastrarían esta patología desde hacía un tiempo, pero nunca se pensó que el estado de salud del hombre era de tanta gravedad como para haberle provocado la muerte.

Un varón de 55 años falleció ayer y su esposa fue ingresada. Las pruebas a sus contactos son claves para frenar la posible expansión del virus. Lalín alcanza ya los 32 casos activos

Lo que preocupa ahora en esta parroquia son los contactos que estas personas hayan podido tener con otras de esta área del rural lalinense y la detección a tiempo de posibles positivos será clave para frenar un brote que dispararía los casos en la localidad. El fallecido, natural de la parroquia de Castro (Lodeiro), aunque llevaba muchos años residiendo en Barcia, de donde era su esposa. Según testimonios vecinales, el varón habría acudido a trabajar hasta el miércoles y otras personas de su entorno tuvieron contacto con bastantes personas, incluso en varias eucaristías celebradas el pasado sábado.

En principio por el momento no se practicaron pruebas de antígeno o PCR a los vecinos o individuos que compartieron espacio físico con el finado. Lo que resulta cuando menos curioso es que el fallecimiento se produjese en su vivienda y hasta horas antes llevase aparentemente una vida más o menos normal; es decir, diagnosticado o no con un test, no fuese derivado a un centro sanitario. Otra posibilidad es que mostrase un cuadro sin apenas sintomatología y que se tratase con fármacos.

Al margen de este triste episodio, los contagios por coronavirus en la capital dezana –pendiente de lo que acontezca en Barcia– siguen creciendo y este jueves eran ya 32 los casos activos –tres más en 24 horas–, aunque la incidencia acumulada a 14 días se mantiene en 129 por cada 100.000 habitantes. Las autoridades municipales insisten en su llamada a la concienciación y el cumplimiento de las normas.

En Silleda la situación sanitaria tampoco mejora y tras sumar ayer dos casos más, el total de activos se sitúa en 13. A Estrada se mantiene en tres, aunque no se trata de las mismos individuos del día anterior. El caso nuevo –se sobreentiende que otro negativizó– es un ciudadano marroquí que se presentó en el centro de salud por catarro, según indica el responsable del centro sanitario de la capital municipal, Juan Sánchez. Como trabaja en una empresa de la localidad se teme que pudiese provocar contagios.

Colegios

Nueve son los casos activos en los centros educativos de las comarcas. El CEIP Pérez Viondi mantiene uno, dos el Xesús Golmar y uno el IES Laxeiro. En el instituto Aller hay dos –uno más– El CEIP de Silleda y el María Inmaculada siguen con uno en cada caso y en el IES Pintor Colmeiro apareció uno.

Compartir el artículo

stats