Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El mercado laboral gana 246 cotizantes con respecto al inicio de la pandemia

La afiliación crece en todos los concellos salvo en Vila de Cruces, Rodeiro y Agolada | El 54% de los trabajadores son varones

Empleado de una empresa lalinense. // Bernabé/Javier Lalín

Empleado de una empresa lalinense. // Bernabé/Javier Lalín

El empleo en las comarcas está mejor ahora que hace un año. ¿Cómo es posible que en plena pandemia y con todas las vicisitudes a las que se enfrentaron empresarios y trabajadores el mercado laboral sea más favorable? Así lo demuestran los datos de afiliación a la Seguridad Social que se hicieron públicos en el día de ayer y referidos al pasado mes de marzo, que se cerró con 24.849 activos, 246 más que cuando la pandemia comenzó a mostrar su amenaza en las comarcas. Respecto a diciembre solo Lalín y Silleda están mejor que entonces.

El censo de cotizantes es mejor que hace doce meses en la mayor parte de los municipios, a excepción de tres dezanos: Vila de Cruces, Rodeiro y Agolada. Es este último el que peor ha sobrellevado la crisis al perder por el camino 28 trabajadores y conservar ahora 706. Una decena restó Rodeiro, que mantiene 916 y la diferencia en el territorio cruceño es menos relevante, una vez que sus 1.842 son tres menos. Los nueve concellos se aproximan ya a los 25.000 cotizantes –24.849– y sus dos capitales muestran una gráfica muy semejante, aunque hay más lalinenses que trabajan que los empadronados en A Estrada. El principal ayuntamiento dezano totaliza 7.366 activos, que son 81 más en un año, y en A Estrada figuran en el registro del Instituto Galego de Estatística (IGE) 7.361. No obstante, la cabecera comarcal de Tabeirós aumentó en doce meses en exactamente un centenar sus afiliados. Silleda marca exactamente 3.500 después de aumentar 46 el número de vecinos en activo. Para cerrar la comarca dezana, Dozón también muestra un escenario mejor que un año atrás y sus 413 afiliados son cuatro más.

Forcarei, que cuando comenzó la pandemia sanitaria superaba por poco el millar de activos, tiene ahora 1.036 al sumar 17 y en Cerdedo-Cotobade son 1.754 (39 más en doce meses).

El acceso de las mujeres al mercado laboral sigue siendo una asignatura pendiente y tiene claramente nombre masculino: las féminas representan el 46% del total de cotizantes o, lo que es lo mismo, 11.528 de los 24.894 totales. La población extranjera sigue siendo fundamental mantener población en la zona y la llegada de personas de otros países se traduce en un incremento en el número de activos. Son ya 769 –69 más en un año– con los tres principales concellos como polarizadores de la mano de obra foránea. 279 corresponden a Lalín y Silleda y A Estrada se reparten 218 y 140.

Para el desempeño de algunas profesiones la edad es un condicionante. En las comarcas hay 2.700 personas en activo que tienen 60 o más años y en algunos municipios los trabajadores de este tramo de edad rebasan a los jóvenes. Es el caso, de Vila de Cruces, donde hay 240 trabajadores que han cumplido los 60 años y 199 menores de 30. Esta situación se reproduce en Dozón –51 frente a 48– Silleda –374 y 350– Agolada –95 y 82– y Cerdedo-Cotobade; con 230 cotizantes de 60 o más años y 191 que no han cumplido los 30.

Compartir el artículo

stats