Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Que vuelva a sonar la música

El propietario del Pub Fetiche de Lalín, Jorge Silva, en el interior de su local.  | // BERNABÉ

El propietario del Pub Fetiche de Lalín, Jorge Silva, en el interior de su local. | // BERNABÉ

El anuncio ha sido un balón de oxígeno para el ocio nocturno. O, al menos, un pequeño haz de luz al final de toda esta oscuridad. La previsión de la Xunta es que puedan comenzar a realizarse pruebas piloto en pubs y discotecas en el plazo de un mes. El objetivo de dichos ensayos sería el de establecer cuáles son las condiciones necesarias para permitir la reapertura de este tipo de locales a principios de verano.

En su visita a A Estrada, el vicepresidente primero de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda, aseguró ayer que “si la situación sanitaria sigue evolucionando favorablemente y, sobre todo, avanza la vacunación, tienen que hacerse todo tipo de planteamientos” en relación al ocio nocturno.

Un sector sensible

Este tipo de locales son los que más tiempo llevan cerrados dentro del ámbito de la hostelería, puesto que también se trata de “un sector especialmente sensible”. Por eso desde la Xunta apuestan por realizar unas pruebas piloto que, previsiblemente, se podrían hacer durante el mes que viene.

Según avanzó Rueda, “la dirección de Saúde Pública estará en contacto con representantes de las asociaciones de ocio nocturno para determinar en qué tipo de locales sería más fácil o eficaz hacer este tipo de pruebas”.

De todas formas, el vicepresidente primero pidió “muchísima prudencia”. “Si las cosas van mejorando, las disposiciones y restricciones también pueden ir mejorando. Pero si la situación empeora, todas estas cuestiones no pueden plantearse”, explicó Rueda.

El vicepresidente también apeló al respeto a las normas sanitarias y a la vacunación, para que se comiencen a poner encima de la mesa cuestiones como la reapertura del ocio nocturno.

Tomárselo con precaución

Estos mensajes han inundado de optimismo a quienes desean volver a abrir las puertas de sus negocios, así como a quien quiere volver a disfrutar de un rato distendido en un pub o discoteca. Sin embargo, algunos de los propietarios de este tipo de locales mantienen la cautela y se muestran precavidos ante las últimas noticias.

Es el caso del dueño del Pub Fetiche de Lalín, Jorge Silva. “Evidentemente es una buena noticia, pero hay que ver en qué condiciones podremos reabrir”, afirma el propietario. Continúa asegurando que todavía es demasiado pronto, puesto que habrá que tener en cuenta las restricciones de horarios y los aforos. “Tendremos que ver si con las condiciones que nos ofrezcan es rentable volver a abrir”, dice Silva.

De hecho, el dueño del Pub Fetiche afirma lo siguiente: “soy partidario de estar cerrado un mes más si eso significa que la reapertura es definitiva”. Así lo asegura haciendo referencia a la situación del verano pasado, en la que el ocio nocturno tuvo que volver a cerrarse a mediados del mes de agosto.

Pese a ello, Silva la considera una “buena noticia” y se mantiene optimista. “Espero que a partir de septiembre podamos volver a la normalidad de antes”, concluye.

A seguir aguantando el tirón

Desde A Estrada, el dueño del Pub Ozone, Moncho Bao, también se mantiene en la línea de la prudencia. “A día de hoy y con la información que tenemos, la decisión sería seguir cerrados”, afirma. A continuación explica que el ocio nocturno es un sector muy sensible. “Es difícil mantener la distancia de seguridad y conseguir que tengan la mascarilla puesta toda la noche”, asegura el propietario del Pub Ozone. También añade otro hándicap: en su local no hay terraza y resulta más complicado ventilarlo.

Así es que Bao acogió la noticia con prudencia. “Por una parte tengo ganas de abrir porque son muchos meses de cero ingresos, pero lo veo complicado”, dice el propietario. Pese a ello, insiste en que trata de ser positivo y de seguir aguantando el tirón. Añade, además, que lleva 14 años con el Pub Ozone en funcionamiento y que solo espera que la situación pueda ir mejorando.

Unos sentimientos que parecen ser compartidos por todos aquellos que regentan locales de ocio nocturno, uno de los sectores más castigados por la pandemia. El coronavirus lo ha cambiado casi todo, incluso el concepto de diversión y la forma en la que se invertía el tiempo libre. Los dueños de pubs y discotecas lo saben mejor que nadie y desean volver a abrir sus puertas. Ansían, antes que nada, la vuelta a esa conocida “vieja normalidad”. La misma en la que se salía despreocupadamente con el único objetivo de bailar al ritmo de la música.

Compartir el artículo

stats