Representantes del BNG de Lalín y del comité de empresa del Colegio Scientia Lalín (antiguo Sagrado Corazón) mantuvieron en la tarde de ayer una reunión en la sede de la formación política a petición del grupo que lidera Francisco Vilariño para conocer la situación laboral del centro tras los primeros despidos por parte de la empresa. Vilariño señaló a su término que “la situación suma un capítulo más en el apartado de actuaciones indecentes por parte de esta empresa desde que asumió la dirección y gestión del colegio”. Añadió que “el quid de la cuestión es que aquí a nadie se le obligó a coger una empresa, sino que fue el resultado de una subasta donde ellos variaron los criterios para ganarla asumiendo al conjunto de empleados. Entendemos que esto es un fraude de ley y un auténtico atropello”. Y considera que “se sigue especulando con dinero publico porque la que está asumiendo el profesorado es la Xunta de Galicia. Nos sorprende que nuestro vecino Román Rodríguez, responsable de Educación de este país, no abra ni la boca ante un conflicto donde tendría que encabezar esta legítima reivindicación no permitiendo este atropello”.

Por último, el portavoz municipal del BNG considera que “Lalín no se puede permitir perder ningún puesto de trabajo a mayores, además en edades de muy difícil inserción laboral. Por eso mostramos nuestro total apoyo y la defensa de los puestos de trabajo del Sagrado Corazón”. En este sentido, Vilariño recuerda que “nos solidarizamos y exigimos como BNG que esto no vaya adelante porque hay tiempo hasta final de mes para que se pueda rectificar. Pedimos que haya el mayor apoyo social posible en el respaldo de esta reivindicación”.