Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Volver a conectar con la naturaleza

Noa y Xabier Devesa, dos de los socios fundadores de la Asociación Entropía.  | // BERNABÉ / ANA AGRA

Noa y Xabier Devesa, dos de los socios fundadores de la Asociación Entropía. | // BERNABÉ / ANA AGRA

Desorden, caos, incertidumbre. Palabras escondidas tras la definición del término “entropía”. Un concepto físico que da nombre a una asociación nacida en el corazón del rural estradense. “La entropía también es el estado más probable en la vida. Y ese, sin duda, debería ser el contacto con la naturaleza”, explica una de las fundadoras de la entidad, la educadora social Noa Devesa.

El principal objetivo de la ASC Entropía es la dinamización del medio rural, así como la conservación del patrimonio cultural. Para ello, han conseguido la cesión dos casas abandonadas en el lugar de Abelao, en la parroquia estradense de Oca. Pretenden rehabilitarlas para construir un centro social basado en el intercambio de saberes. “Nuestra intención es que, por las mañanas, funcione como un aula de actividades para las personas de la tercera edad”, explica Devesa. Así, desarrollarían actividades físicas, artísticas y de mejora cognitiva.

En lo que respecta a las tardes, quieren construir una “eirateca”. Es decir, un espacio de estimulación y aprendizaje para niños. “Creemos que podría ser una buena forma de conciliar”, apunta Devesa. Desde la entidad consideran que uno de los motivos de la sangría demográfica que está sufriendo el rural es, justamente, la falta de posibilidades para la conciliación. “En las ciudades suele haber más oferta de actividades extraescolares, ludotecas… Y eso favorece que la gente se vaya hacia espacios más urbanos”, añade la educadora social.

El trabajo participativo

Una de las bases de su centro cultural sería el trabajo participativo. “Todo el mundo tiene conocimientos que ofrecer, por lo que cualquiera puede ser alumno o profesor”, añade Devesa. Además, creen que esta apuesta sirve para generar más empleo en el rural. Que, según apuntan, puede ser otro de los motivos de la despoblación de las zonas de interior.

Tenemos mucha esperanza e ilusión puestas en este proyecto”, dice Devesa. Una iniciativa que comenzó a gestarse cuando estaba en la universidad. “Comencé a pensar cómo podría impulsar la transformación social junto a Ana López, otra de las fundadoras. Entendíamos que la única manera de sobrevivir como especie era volver a conectar con la naturaleza”, explica Devesa.

Tras un tiempo barajando diferentes posibilidades, les cedieron las dos casas abandonadas de Oca y comenzaron el proceso de rehabilitación. Están trabajando, poco a poco, en la restauración de los interiores, así como del jardín. Un espacio tan verde como amplio que quizá, dentro de no mucho tiempo, se convierta en el mejor testigo de un rural lleno de vida y sonrisas infantiles.

Celebran “Os Maios” con un mercado artesano

Tras las tareas de desbroce y acondicionamiento de los exteriores, la Asociación Entropía celebrará “Os Maios” el próximo 1 de mayo. Para ello, organizará un mercado de artesanía al aire libre, habrá diferentes actividades y música para animar el ambiente. “Las casas todavía no están accesibles, por lo que todo se desarrollará en los exteriores. Esto también nos servirá para tomarnos un respiro y respirar aire puro y limpio”, dice Noa Devesa en relación a la situación de crisis sanitaria por COVID-19. Así mismo, desde la asociación indican que se cumplirá con todas las medidas de seguridad y habrá que respetar los aforos. “Queremos empezar a darle un poco de vida al rural”, continúa diciendo Devesa. Por el momento, la entidad cuenta con cuatro socios fundadores, tres de ellos de la comarca del Deza. Esperan que pronto se pueda abrir la inscripción para todas aquellas personas que estén interesadas en unirse a este proyecto de dinamización rural.

Compartir el artículo

stats