Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El consumo de agua de los lalinenses prevé triplicarse dentro de dos décadas

Es una conclusión del informe técnico encargado por la Xunta para la captación en el Deza | El suministro se articulará con el nuevo bombeo de Pozo do Boi y el ya existente en Botos

Infografía del futuro sistema de abastecimiento de agua desde Vilatuxe. |

La Xunta acaba de contratar la redacción del proyecto constructivo para la nueva captación de agua que, desde el río Deza, abastecerá a Lalín. El documento sobre el que se trabajó ofrecía dos alternativas para la localización del bombeo: uno en el lugar de A Cabana (Zobra) y otro aguas arriba de la playa fluvial de Pozo do Boi. Razones principalmente de índole económico propiciaron que se optase por la segunda y será desde donde se abastezca al municipio con garantías debido a que el río Asneiro –donde se localizan los dos bombeos actuales– no tiene caudal suficiente y la calidad de sus aguas está en permanente cuestión por vertidos de purines y otros residuos procedentes, sobre todo, de municipios limítrofes. En el estudio se concluye que los lalinenses consumen actualmente unos 2.965 metros cúbicos de agua al día, mientras que la estimación para el año 2043 es que se precisen 10.063 y picos de casi 12.800 m3 en la época estival.

En la documentación que figura en el proyecto de Aguas de Galicia se informa que la posible captación de A Cabana precisaría de otro bombeo en Botos y su red de canalizaciones abarcaría 20 kilómetros de trazado, frente a 11 de la alternativa de Pozo do Boi seleccionada. La nueva captación de agua y las infraestructuras que lleva parejas tendrá un coste de casi dos millones de euros. Esta es la estimación del valor de la infraestructura de la Xunta para la localización de Pozo do Boi (en concreto 1.947.678 euros) frente a los a 3.123.618 euros que valdría la puesta en marcha de la alternativa de A Cabana. En la tasación económica de la futura instalación de Vilatuxe se incluyen los más de 858.000 euros que costará el sistema de bombeo e impulsión hasta la ETAP, la conducción hacia el existente en Botos (381.000) o los 650.000 euros necesarios para conectar el bombeo hasta la rotura de carga y el mecanismo de impulsión. Otros 12.000 corresponden a la acometida eléctrica.

El documento técnico también aborda las necesidades de agua en las dos áreas empresariales y concluye que solo se prevé un incremento de necesidades en Lalín 2000 con su futura ampliación, disparando su demanda diaria de 7,40 litros por segundo en otros 3,5 más. Apunta a que con la cuarta fase del principal área industrial del municipio, la demanda media diaria sería de casi 15 litros por segundo, con picos estimados de 74,38. En Botos el consumo es de algo más de 4 litros por segundo.

Depósitos

Por otra parte, Aguas de Galicia concreta que la demanda diaria de las explotaciones ganaderas asciende a 22,53 litros por segundo, sin que en este tipo de consumos se prevean picos máximos como acontece en otros casos. Otra cuestión a la que se hace referencia es que el municipio dispone, actualmente de cinco depósitos con capacidad para 6.100 metros cúbicos. Son los de Lagazós (250m3), dos en el núcleo urbano, de 4.000 y 1.000 metros) A Balagosa (450) y otro de 400 ubicado en Botos.

Estudio de un vertido cerca de la playa fluvial

En la decisión de defender la captación en el río Deza cerca de la playa fluvial de Pozo do Boi existe un dato que no conviene pasar por alto. La administración autonómica subraya que, “a priori, y fundamentalmente por criterios económicos, la opción de Vilatuxe parece más ventajosa. Con todo, antes de descartar la de A Cabana se considera conveniente asegurar su viabilidad sanitaria, técnica y económica”. El informe concluye que existe una mayor garantía de calidad del agua en Zobra, en el inicio de la cuenca del Deza, pero Pozo do Boi aseguraría un mejor suministro “por disponer de una cuenta de mayor superficie, aunque la presión antrópica es mayor”, razona. En este sentido, subraya el documento la necesidad de “analizar el agua en el punto finalmente elegido para la captación de Vilatuxe, realizando un examen visual de la zona para localizar el punto de vertido de una pequeña estación depuradora de aguas residuales existente y escoger un punto aguas arriba de ese vertido y de la playa fluvial para suituar la toma de captación”. Este procedimiento se haría con la toma de muestras “de agua bruta para realizar analíticas y estudiar la idoneidad del recurso”.

Compartir el artículo

stats