Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aeronaves en la tierra de Loriga

Leticia Montero y José Maceira muestran piezas del aparato, ayer, en su nave del polígono Lalín 2000. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

En el Pazo de Liñares nació uno de los aviadores españoles más reputados. Joaquín Loriga sobresalió entre los pilotos militares tanto por su pericia como por su valentía y 125 años después, con tesón también trabajan dos jóvenes en el diseño de una aeronave que se construye a escasos kilómetros de la casona lalinense.

El silledense José Maceira Iglesias y la compostelana Leticia Montero Caramés trasladaron su compañía, Arzeos Aircraft, en el Viveiro de Empresas de Lalín para desarrollar un prototipo de ultraligero que en el plazo de un año podría lanzarse al mercado internacional, con vistas, sobre todo, con los ojos puestos en los países del norte europeo, Alemania o Bélgica.

Maceira, ingeniero técnico en diseño industrial, y Montero, licenciada en Bellas Artes, se lanzaron a esta aventura emprendedora en 2014 y casi un lustro después comenzó a dar los primeros pasos en firme. Como a tantos empresarios, la pandemia sanitaria está condicionando su hoja de ruta, aunque el diseño ya está avanzado para su presentación en una feria sectorial en Alemania. Antes serán precisas pruebas y test con los que verificar que la aeronave cumple con los parámetros y diseños salidos de la imaginación de estos dos jóvenes. Maceira, natural de la parroquia silledense de Escuadro, detalla que la estructura de la aeronave se elabora con fibra de carbono, tiene un habitáculo biplaza y un motor propulsado con gasolina. Para lograr una propuesta innovadora y avanzada, en su diseño se introdujeron elementos con los que mejorar su seguridad, que, precisamente están relacionados, también, con los materiales elegidos para su construcción. Como en otras máquinas a motor la innovación es clave, aunque por el momento es inviable pensar en un ultraligero propulsado solo con baterías por el peso que éstas supondrían en el conjunto de la aeronave.

El ingeniero dezano destaca que para el sector es crucial el cambio normativo que permite ampliar los campos comerciales de un tipo de máquinas de vuelo que en los países nórdicos o Alemania son mucho más populares y utilizados como recursos turísticos o de ocio. “En España o en Galicia el ultraligero es todavía, podemos decir, un gran desconocido”, indica el representante de una empresa beneficiaria de una ayuda del programa del Igape Galicia Emprende. Su modelo se encuadra en los elaborados con fibra de carbono, cuyos precios de mercado se mueven en una horquilla de entre 90.000 y 160.000 euros. Más asequibles son los construidos con materiales como aluminio o tela, que se pueden comprar desde 15.000 euros.

Para pilotar un ultraligero es preciso obtener una licencia dentro de un marco normativo regulado por cada comunidad autónoma, que cuesta entre 1.800 y 3.000 euros. En Galicia, comenta Maceira, hay dos centros o escuelas donde se puede obtener el permiso. En la localidad ourensana de Baños de Molgas hay una pista habilitada para prácticas, pero también en otras villas como Santa Comba, al margen de las instalaciones de mayor tamaño del Aeródromo de Rozas lucense.

Ocupación del Viveiro de Empresas

Arzeos Aircraft SL ocupa una de las tres naves del Viveiro de Empresas que la Diputación provincial tiene en el parque industrial lalinense. Sus dueños señalan que apostaron por estas instalaciones ante la necesidad de contar con un espacio amplio y con servicios en los que desarrollar su aventura emprendedora. Actualmente una de las tres naves (con superficies que oscilan entre los 131,20 y 142,70 metros cuadrados) está vacía pues en la otra desarrolla su actividad la firma de servicios de importación Bezos & Jobs Supplies. Según las tarifas en vigor, el alquiler de las naves tiene un precio mensual de 1,62 euros/m2 sin IVA. El importe de las oficinas es de 1,75 euros/m2, el mismo establecido para cada uno de los 16 puestos del espacio de coworking. Las tasas se incrementan en el segundo y tercer año de alquiler hasta un máximo de 3,25 euros el metro (naves) y 3,50 los demás espacios. El vivero, inaugurado en febrero de 2016, cuenta con un total de cinco oficinas con superficies variables de entre 16,10 y 18,10 m2 y están todas ocupadas. Una está reservada como local de asesoramiento del programa provincial SmartPeme y las demás en régimen de alquiler por Javier Campos Beltrán (dedicado al asesoramiento veterinario a explotaciones ganaderas), Leticia del Valle Ortín (formación, coaching y asesoramiento educativo), Solkajier Technic (gestión y comercialización de proyectos de maquinaria industrial) y Martin Wolfswinkel (representación de empresas textiles y venta de productos de confección). La zona de coworking sigue sin demanda.

Charla el 21

Por otro lado, Diputación y Fundación Incyde organizan el día 21 una charla sobre las oportunidades de negocio en los entornos rurales. Los interesados en participar en esta sesión vías streaming pueden contactar con el correo viveiro.lalin@depo.gal o con los teléfonos 886 217 360 y 686 540 897.

Compartir el artículo

stats