Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un año sin que echen nada en la tele

La debilidad de la señal hace que no puedan sintonizar los canales.

La debilidad de la señal hace que no puedan sintonizar los canales.

Imagínense un confinamiento sin televisión, sin poder siquiera tener la oportunidad de hacer un zapping para soñar que uno decide sobre algo cuando se le obliga a no salir de su casa. Pues vecinos del valle de Codeseda, Souto y Arca no han tenido que ponerse en situación. Lo estaban literalmente. En esta zona, dentro del área operativa del repetidor de Arca, llevan más de un año arrastrando problemas para ver la tele. En los días buenos, su oferta de canales es menor que la de un vecino de A Estrada que reciba la señal de la TDT con normalidad. Cuando hace viento, hay niebla o llueve, apenas llega la señal, lo que genera la desesperante situación de ver cómo el programa o la película que uno trata de seguir en su televisor se pixela completamente o se congela la imagen.

Afectados por esta situación comenzaron a pedir en 2019 una solución para este problema. Comenzaron buscando ayuda en el Concello, al que aseguran haberse dirigido hasta en cuatro ocasiones. Después lo intentaron con Retegal, habida cuenta de que –según indican– desde el ayuntamiento se les aseguró que el asunto no era de su competencia. Sin embargo, la contestación ofrecida por la Oficina da Televisión Dixital Terrestre de la Secretaría Xeral de Medios de la Xunta no deja mucho margen a la interpretación sobre quién tiene que solventar la cuestión.

Propiedad municipal

En esta comunicación se aclara a los vecinos que la señal en la zona procede del micro repetidor de Arca, un centro de extensión de cobertura de la señal de TDT “de titularidad municipal, siendo el Concello de A Estrada el responsable del mismo”. Desde el citado servicio autonómico se recomienda a los afectados que se dirijan al ayuntamiento.

“Hay momentos en los que no recibimos más que Telecinco”, explica uno de los vecinos que se ha quedado sin este servicio. Y es que la cosa no termina ahí. En la respuesta del ente autonómico se le concreta también que el centro reemisor de Arca emite actualmente seis canales múltiplex, aunque ellos no consigan recibirlos la mayor parte de los días. Sin embargo, en 2015 el Gobierno adjudicó nuevos canales de televisión dentro de los múltiplex MPE4 y MPE5, que actualmente incluyen la programación de Boing, Energy Mega, 13TV, A3Series, BeMad, RealMadrid TV y Ten. Sin embargo, “según la información de la que disponemos, a día de hoy no nos consta ninguna actuación en este centro por parte del Concello de A Estrada, que es el organismo titular y competente, por lo que, según nuestros datos, estos canales no se están emitiendo desde el centro de extensión de cobertura de la señal de TDT de titularidad municipal de Arca”, advierten.

En plenos

Tras varios intentos de solucionar el asunto por la vía de participar la situación al gobierno local, algunos de los afectados decidieron poner la situación en conocimiento de Movemento Veciñal Estradense (Móvete). Sus ediles, Mar Blanco e Iván Samartín, llevaron la cuestión al pleno de la corporación, la última vez en la sesión celebrada el pasado jueves.

Según indicó ayer Blanco Casais, el problema está en que el micro repetidor en cuestión fue trasladado de su ubicación original. Indican los vecinos que ahora está colocado en la cuneta de una pista que va de Codeseda a A Grela por el lugar de Outeiro. Sin embargo, en la recepción de la señal hay un problema de altura. Al parecer, unos árboles no permiten la buena recepción y su propietario se aferra a que estos estaban antes que el repetidor. Así las cosas, la única solución parece que pasa por un nuevo cambio de ubicación del repetidor de Arca. De palabra, a estos vecinos se les indicó que habría “una localización cercana” en la que sí se recibe esta señal.

En estos hogares no hay disputas por controlar el mando a distancia. De poco sirve. Al final hay que escoger canal por simple descarte. Sin embargo, estos estradenses tienen el mismo derecho que los demás a ver su programa favorito. En tiempos en los que se está más en casa y con una población envejecida, no poder ver la tele son palabras mayores. Ellos sí que están autorizados a decir que desde hace más de un año no ponen nada en televisión.

Compartir el artículo

stats