Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La noche más larga

El pulpeiro y vicepresidente de la asociación de Servizos de Festas de Galicia, Amador Porta, reclama ayudas al sector y anuncia movilizaciones ante la falta de respuestas

Amador Porta, en un servicio de pulpería en la feria de A Estrada

Amador Porta, en un servicio de pulpería en la feria de A Estrada

Amador Porta cumple en estos días 25 años trabajando en sector de las pulperías. En este tiempo, el estradense ha ido consolidando un importante proyecto dentro del sector, Pulpería Porta, que da trabajo a docenas de personas entre fijos y temporales. La llegada del COVID sin embargo afectó de lleno a su negocio, especialmente con el fin de las verbenas populares. El año 2020 finalizó sin que estas tradicionales fiestas en Galicia pudiesen celebrarse y todo apunta a que pasará lo mismo este año. Esto ha dejado a Porta en una complicada situación pero no está solo. La crisis afectan a las más de 350 empresas que viven de las fiestas populares y que se han decidido agrupar en la asociación Serfega (Servizos de Festas de Galicia) de la que el estradense es vicepresidente.

Porta explica que las fiestas suponen un importante negocio para muchas empresas, no solo las más reconocibles. “En la asociación hay pulpeiros y bares pero también electricistas, montadores de carpas, pirotécnicos e incluso un fabricante de generadores para orquestas”, explica. En algunos casos estas empresas han tenido que parar totalmente su actividad. Otros, como en su caso con las feiras, pueden seguir trabajando, aunque sin lograr cubrir los costes.

La solución para Serfega pasa por una ayuda por parte de la administración autonómica. Porta recuerda que el año pasado mantuvieron varias reuniones con la Xunta en las que recibieron colaboración total y en la que se comprometieron a ayudar el sector, especialmente con la concesión de créditos del Igape con condiciones ventajosas para poder ir haciendo frente a la situación a la espera del regreso de la normalidad al sector. Esas reuniones finalizaron tras la elecciones gallegas. “Nos gustaría poder reunirnos con ellos y explicarles lo que queremos pero se niegan a recibirnos”, lamenta.

Otra de sus peticiones al margen de ese necesario encuentro es que se cree un protocolo “factible” para concellos y comisiones para que se vuelvan a organizar fiestas. La tercera petición sería un plan de rescate para el sector, con créditos de bajo interés e incluso con carencia.

La postura por parte de la Xunta y las previsiones de que no volverán las fiestas este año ha llevado a la asociación a plantearse sus primeras movilizaciones.

“Lo único que queremos es poder trabajar. Queremos salir adelante y poder vivir”, explicó. “Luchamos, pero nos vemos impotentes. Las verbenas forman parte de nuestra cultura y Galicia se conoce también en parte por su gastronomía y sus fiestas. Sin embargo, si no nos ayudan, nos van a obligar a cerrar las puertas”.

Pérdidas que alcanzan los 50.000 euros

Durante el 2019, la Pulpería Porta vivió un gran año. Según las rápidas cuentas realizadas por Amador Porta, los meses de temporada alta de verbenas –de abril a octubre– se saldaron con en torno a un centenar de servicios. Reconoce sin embargo que no son de las pulperías que más acuden a verbenas, ya que en su caso cuentan también con ferias a las que deben atender semanalmente. En su caso esto implica un gran descenso de trabajo, tanto en el 2020 como en lo que va de 2021, que no consiguen compensar con las ferias que realizan con grandes limitaciones sanitarias. “Ahora mismo nuestro gasto al mes está en unos 5.000 euros. Debemos llevar unas pérdidas que estarán sobre los 50.000 euros”, explica como ejemplo de la situación que están atravesando muchos compañeros del sector. Amador Porta señala sin embargo que esto afecta a las cuarenta familias que dependen en mayor o menor medida de su negocio.

Compartir el artículo

stats