Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Borrar de la memoria a Jesús Otero?

La propuesta de Xunt@s de retirar placas de inauguración puede afectar incluso a fuentes reconstruidas durante la década de 1940

Otero, Fraga y Feijóo en la inauguración de la Avenida Benigno Sánchez, en 2005.

En la antigua Roma, tras la muerte de un enemigo del Estado o de algún emperador (tres, en concreto), el Senado decretaba la damnatio memoriae, la “condena de la memoria”, eliminando cualquier imagen, elemento o inscripción que recordase el legado del difunto. Esta práctica se hizo también en el Antiguo Egipto con el faraón Akenatón, por intentar instalar el monoteísmo, con un único culto al dios Sol.

A más de uno le han venido a la memoria este par de ejemplos cuando tras leer las propuestas que llevará Xunt@s polo Noso Concello al próximo pleno de Vila de Cruces, este lunes. El gobierno en minoría está dispuesto a cambiar el nombre de la Praza Juan Carlos I, y da un par de opciones: o Manuel Fraga, o Adolfo Suárez. Ayer en las redes sociales los usuarios facilitaban otras alternativas más cercanas a Vila de Cruces. Pero la damnatio memoriae no afectará tanto al rey emérito como al anterior alcalde, Jesús Otero, si prospera la moción para retirar de todos los espacios públicos municipales las placas de inauguración en las que figuran los nombres de políticos que gobernaban en ese momento. Jesús Otero estuvo al frente del Concello 29 años, desde 1990 hasta las pasadas elecciones de 2019. En casi 3 décadas, protagonizó buena parte de las inauguraciones. Y junto a él, estuvieron precisamente Manuel Fraga (como en la inauguración de la avenida Benigno Sánchez, en 2005), o los exconselleiros Dositeo Rodríguez, Pilar Rojo y José Manuel Romay Beccaría. Eso sí, en varias inauguraciones de locales sociales en las placas ya solo figuran “vecinos y vecinas”.

Políticos sí, políticos no

Desde el PP y el BNG (el PSOE se pronunciará en breve) creen que hay otros temas más prioritarios que la retirada de placas. Y el propio Otero apunta el impacto que puede tener esta medida en bienes patrimoniales, como fuentes que fueron restauradas durante los años 40 y que llevan el nombre del regidor que gobernaba en ese período tallado en la propia piedra.

Y a todo esto: se retiran las placas con nombres de políticos, porque la función de estos es servir a quienes los han votado. Pero son dos políticos, precisamente, los que optan desde el gobierno local a suplir a Juan Carlos I en la que también se llama Praza do Concello.

Mejoras en la traída del agua

Por otra parte y ante un corte de suministro este miércoles en el casco urbano, el BNG urge la renovación del sistema de canalización del agua. El incidente inundó el sótano de un edificio. En el pleno del lunes, esta formación política propone renovar el sistema con materiales libre de amianto. En su momento, apostó por cambiar la red a través de los fondos europeos del Plan E, “en lugar de estar enterrados en el matadero de gallos”, que una década después sigue sin estar inaugurado. El BNG pedirá que el gobierno inste a Espina y Delfín a realizar un estudio sobre la situación actual de las instalaciones, para ver en qué zonas hay que actuar antes. Añade que vecinos de Asorei se quejan de que en algunas averías se rellenó el firme con escombro de obra y una pequeña capa de zahorra.

Compartir el artículo

stats