Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

abderraman abdelmonem | Saharaui residente en Rodeiro

“Prefiero morir por mi patria que esperar 30 o 50 años más”

“Yo vine al mundo en un campo de refugiados y no conozco apenas mi país”

Abderraman Abdelmonem vive desde hace un par de años en Rodeiro.   | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Abderraman Abdelmonem vive desde hace un par de años en Rodeiro. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Nació en un campo de refugiados de Tinduf, en Argelia, y vive desde hace un par de años en Rodeiro. Abderraman Abdelmonem es saharaui y empezó a visitar Galicia mediante el programa Vacaciones en Paz durante tres años para finalmente afincarse en Camba junto a su padre, que ahora está enfermo, y un hermano. Ahora está en paro y, también, muy preocupado por lo que sucede en el Sáhara.

–¿Cómo se vislumbra desde Rodeiro el conflicto saharaui?

–Como sabes, vivimos una situación muy complicada porque llevamos demasiado tiempo en guerra. Además, hay como una especie de bloqueo mediático sobre el Sáhara muy llamativo porque apenas se habla nada de lo que está pasando allá. Incluso aquí, en la misma Galicia, la gente no sabe exactamente lo que está sucediendo.

–¿Por qué piensa que sucede, según usted, ese apagón?

–La verdad es que no tengo ni idea pero sí que es cierto que casi no se habla nada del Sáhara cuando desde hace un tiempo se han recrudecido los combates en la zona. Yo allí tengo a mi mujer, mi hijo, mi madre y a mis hermanos. Por cierto, mis hermanos fueron a la guerra a combatir con el Frente Polisario.

–Se trata de un conflicto armada muy enconado. ¿Hay guerra para rato en el Sáhara?

–Según lo que se está diciendo desde el Frente Polisario, pues, la guerra no va a parar hasta conseguir la victoria total. Además de esto, en los territorios ocupados del Sáhara Occidental los activistas saharauis están viviendo una situación muy complicada. Te puedo contar el caso de una mujer que tiene bloqueado el acceso a su propia casa desde hace más de un centenar de días. No la dejan ni salir ni nada, no puedo hablar ni tampoco dar su opinión al respecto. Es algo que el mundo debería conocer porque se trata de una violación importante de los derechos humanos y, como te digo, parece que no le importa ya a nadie todo esto.

–¿Le gustaría poder volver para ayudarles en esa lucha?

–Por supuesto que me gustaría. Si no fuera por la situación que estoy viviendo ahora, aquí, en Rodeiro, con mi padre enfermo, me iría para allá sin dudarlo.

–¿Estaría dispuesto a empuñar un fusil con todas sus consecuencias en este conflicto armado?

–Tengo que decir que si nuestras reivindicaciones se consiguieran en paz, mucho mejor pero la historia nos ha enseñado que va a ser difícil. Llevamos 30 años de mentiras por parte de Marruecos y sin solución política ninguna para los saharauis. Y no hay que olvidar que quienes estamos sufriendo somos nosotros los saharauis viviendo casi 40 años en campamentos de refugiados. Yo, por ejemplo, vine al mundo en un campo de refugiados de Argelia y no conozco apenas mi país. Es algo realmente triste porque quiero vivir como se vive en otras partes del mundo, en paz y tranquilidad. Al menos, darle la oportunidad a mi hijo de poder vivir como otros jóvenes de su edad en otras partes del mundo más tranquilas. Vivir durante toda tu vida en un campo de refugiados es algo que no se le puede desear a nadie.

–¿Por qué es tan pesimista sobre la posibilidad de llegar a un acuerdo entre las partes implicadas?

–Yo soy de los que ya no confían esta política actual que se está llevando a cabo en la zona. La única solución es defender el territorio, morir por ello y ya está. Prefiero morir por mi patria que estar ahí esperando 30 o 50 años más.

–¿Tiene previsto viajar a la zona en breve o prefiere esperar?

–Como te decía, ahora estoy más pendiente de la situación de mi padre que de otra cosa. Lo operaron del corazón y necesita cuidados, así que lo tengo conmigo en Rodeiro. Eso es lo que me tiene más preocupado en estos momentos pero no descarto volver allá para poder estar con el resto de mi familia. Es muy triste tener que estar viviendo así y todo porque no se encuentran soluciones a un problema que ya ha durado demasiado tiempo para el pueblo saharaui.

Compartir el artículo

stats