El coordinador de Compromiso por Lalín, Rafael Cuíña, lamentó los “publirreportajes en la prensa” del gobierno local sobre los proyectos de reurbanización de rúas que corresponden al mandato anterior y que ahora el equipo de José Crespo de algún modo trata de arrogarse. A su juicio, esta estrategia y otras propuestas del gobierno municipal suponen un ejercicio de “deslealtad” que no está dispuesto a asumir de un ejecutivo al que no se le conocen proyectos propios y se dedica a recortar los heredados.

El exalcalde subraya que las mejoras en Monte Faro, Memorias dun Neno Labrego y Maruja Gutiérrez y Calzada fueron pactadas por el cuatripartito con el PP en la oposición cuando el actual partido del gobierno lo vetó en las negociaciones. Asegura que pese a estas condiciones, las propuestas se decidieron en su despacho junto con los demás partidos del cuatripartito y entonces los populares apuntaron que el proyecto de Memorias era irrenunciable. “Nos enteramos que pedían esa calle porque ahí vive muy poca gente y por tanto no habría rendimiento electoral y ahora resulta que es la única calle que se paraliza”. Sobre la presentación de los proyectos a los vecinos dice que el cuatripartito también lo tenía previsto. Lamenta que Crespo se dedique a recortar calidades en proyectos como los de las calles Principal y Loriga “donde su licitación se retrasará más por cuestiones técnicas” el de la Avenida Xosé Cuíña.

Sobre la gratuidad del parking recuerda que el PP había prometido esta medida en su programa electoral y ahora la medida podría demorarse hasta 2023. “Nuestro gobierno fue el que compró el aparcamiento para evitar que el Concello tuviese que pagar seis millones y también lo abrimos en horario comercial”, dijo, al tiempo que recordó el voto contrario del ejecutivo a una moción de Compromiso sobre la apertura de la instalación.

Sobre la extensión de la zona azul a Matemático Rodríguez insiste en que de las 18 firmas vecinales a favor de la medida, más de la mitad corresponden “a un negocio que nos merece todo el respeto, pero está claro que es un amiguismo absoluto”, aduce, y asegura que su ejecutivo descartó esta medida por la opinión contraria de la mayoría de los residentes.

“Estoy de acuerdo con Crespo y así se le dijo a los vecinos cuando se instalaron las depuradoras de Vilar do Río y Zobra”, apunta, sobre la obligatoriedad de los residentes a conectarse a la red de alcantarillado. Cuíña defiende esta decisión porque estas infraestructuras tienen un coste, pero al tiempo plantea al gobierno un aplazamiento en el cobro de las tasas por este servicio durante dos años.

Crespo expone la actuación de Maruja Gutiérrez

Crespo detalló ayer a los vecinos el proyecto de la calle Maruja Gutiérrez. // Bernabé/Javier Lalín

José Crespo remató ayer su ronda de contactos con los vecinos de las calles que serán reurbanizadas. En este caso le tocó a los residentes en Maruja Gutiérrez, en la que también hubo una modificación del diseño que se traduce en un incremento en el coste de la obra, de 146.000 a 220.00 euros. El mandatario comunicó a los presentes que la actuación afecta al tramo comprendido entre González Taboada y B, donde se renovarán todos los servicios subterráneos –no estaban incluidos en el proyecto original– además se instalarán luminarias. La calle pasará a disponer de una única plataforma, con lo que se suprimirá uno de los márgenes de estacionamiento –una decena de plazas– y queda el derecho en sentido de la marcha. La plataforma de rodadura será en hormigón desactivado, de textura rugosa en los bordillos y las aceras serán construidas con losas.