El alcalde de A Estrada, José López Campos, acompañará esta mañana al responsable de carreteras Manuel Ángel González Juanatey en su visita al municipio para valorar diversas actuaciones en materia de seguridad vial. Un de ellas será la construcción de una posible vía de servicio al polígono industrial de Toedo desde la carretera autonómica PO-841 y la corrección del peralte en una curva de la Rúa San Paio para poder poner punto y final a las repetidas salidas de curva que se producen y que con gran frecuencia se llevan por delante el muro de una vivienda.

El munícipe trasladó que empresarios asentados en el principal parque industrial del municipio expusieron la existencia de un problema de seguridad en la zona en la que termina el doble carril de subida hacia el polígono. Indican que la incorporación al mismo poco después de este punto, y teniendo en cuenta la maniobra de giro que precisan realizar los vehículos pesados que acceden a estas empresas para cargar y descargar mercancía, motiva que se genere una situación complicada. Entienden que podría solventarse a través de la construcción de un carril propiamente de acceso para el polígono industrial, que funcione a modo de vía de servicio.

El munícipe explicó que los técnicos ya estuvieron viendo la solución para esta problemática, una cuestión en la que se ahondará durante la visita que el responsable de carreteras y el alcalde puedan realizar a la zona.

Otro punto en este recorrido será la Rúa San Paio. En este caso, la intención es corregir un problema de seguridad vial existente en la curva en la que se sitúa una gasolinera. El mandatario apuntó que se produce en este lugar un problema de peralte que podría corregirse con un cambio del pavimento, aplicando uno de carácter antideslizante para evitar las frecuentes salidas de vía, en muchos casos causantes de importantes daños materiales en la zona.

El Concello se puso en contacto con la consellería después del último accidente registrado en esta curva, que otra vez se llevó por delante el muro de una vivienda. Desde la consellería se habían comprometido a llevar a cabo los necesarios trabajos una vez terminasen las intensas lluvias. Hoy se pisará el terreno. En el último accidente, a finales de enero, un vehículo terminó impactando y derribando el cierre de piedra y metal de la vivienda de la familia García Lorenzo. No se trataba de la primera vez. Según explicaron a FARO, era el quinto cierre derribado por salidas de vía de vehículos.