Un grupo de 'porcos' bravos se puso a buscar alimento en la Carballeira do Rodo, un lugar muy frecuentado al disponer de diversas áreas de ocio como un parque infantil o un parque biosaudable. La decena de crías merodeó por este espacio periurbano de la capital dezana para sorpresa de algunos vecinos. En este caso, los jabalíes fueron a la hora de la cena, con el toque de queda en vigor. Permanecieron un buen rato buscando alimento entre las bellotas caídas de los robles, cerca de una enorme mesa de granito de 33 metros de largo; la conocida como mesa parroquial, que, junto con un conjunto escultórico fue trasladada años atrás desde la Carballeira da Crespa.