Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rodeiro, Lalín y Silleda, con 230.000 plazas, encabezan el cebo de porcino en Galicia

Las comarcas concentran la producción de esta carne en la provincia | La capital dezana figura entre los concellos con mayor volumen tanto de vacas lecheras como de carne

Cerdos de una explotación de cebo en Silleda.

Cerdos de una explotación de cebo en Silleda.

La Xunta acaba de difundir el Anuario de Estadística Agraria de 2019. El documento confirma no solo el peso del sector primario en las comarcas (sobre todo en Deza) sino también la relevancia de estas a la hora de hablar de ganadería. En cebo porcino, los nueve municipios cuentan con 326.876 plazas, el 85% de las 383.112 que hay en toda la provincia de Pontevedra. Por municipios, Rodeiro dispone en sus granjas de 94.421 plazas de cebo, Lalín tiene 68.999 y Silleda, 66.917. Son las cifras más altas de toda Galicia. Y detrás de este podio, se coloca otro municipio de la zona, Dozón, con 61.732 plazas para cebar.

El anuario cita la relevancia de este tipo de ganadería en otros municipios gallegos, como el lucense de Sarria, con más de 51.700 plazas de cebo, o el ourensano de Xinzo de Limia, que roza las 40.500. En el resto de concellos de las comarcas de Deza y Tabeirós, el cebo porcino mantiene cierta pujanza, con 18.992 plazas en las granjas industriales de Agolada, 8.946 en A Estrada, 6.719 en Forcarei y solo 150 en Vila de Cruces.

Menos granjas, pero más grandes

Sobra decir que la producción de leche de vaca en la zona norte de la provincia es otro de sus pilares económicos. Ya lo destacó en su momento la Estratexia de Dinamización do Sector Lácteo: Lalín, con 60.000 toneladas al año., es el tercer productor lechero de Galicia, adelantado solo por Mazaricos y A Pastoriza. Y es que estos tres municipios, además de Castro de Rei, pueden presumir de una producción tan elevada porque tienen entre 10.000 y 12.330 vacas cada uno. Y si destaca la cifra de reses de cada concello, también lo hace su número de explotaciones de vacuno de leche: se mueven entre las 350 y las 657 explotaciones. Es un rango al que también pertenecen Silleda y A Estrada, así como otros concellos muy conocidos en el mundo lácteo, como Santa Comba, Friol o Sarria.

El Anuario de Estatística Agraria recalca el cierre de explotaciones en los últimos años en toda la provincia: si en 2011 había en toda la comunidad gallega 5.429 explotaciones, en 2019 la cifra había bajado a las 3.969. En el mismo periodo, en toda Pontevedra se pasó de las 58.325 vacas de leche a las 54.542. Eso sí, quedan menos granjas, pero aumenta la media de vacas por explotación, pasando de 10 a 13.

Lalín está entre los líderes de producción lechera, pero tanto el municipio como la comarca de Deza y la vecina de Tabeirós no pueden arrebatarle el liderato a Lugo en cuanto a producción de carne vacuna. En la provincia lucense hay 136.114 vacas de carne, frente a las solo 16.860 de la provincia de Pontevedra. Lugo cuenta con una veintena de concellos en los que hay entre 2.500 y 6.235 vacas de carne en cada uno. En este rango también se coloca Lalín, y es el único de toda la provincia de Pontevedra Pero hay que pensar que el vacuno de carne tiene cierto auge, precisamente, como complemento a las ganaderías de leche, por el bajo precio que pagan las industrias por este alimento crudo.

Patata y hortícolas, casi residuales

En comarcas con profunda especialización ganadera, es lógico que buena parte de la superficie agraria útil se destine a pradera y alimentos de forraje. Por eso, en la zona norte de Pontevedra tienen muy escasa relevancia otros cultivos como el trigo (donde solo ocupa el 0,4% de la superficie agraria de Deza y hasta el 0,9% en Tabeirós-Montes) o las leguminosas de grano, con un porcentaje de ocupación de hasta el 0,29%. Tampoco ocupan gran espacio otros cultivos como la patata para consumo humano, que se centra en Xinzo de Limia, Muros o la comarca de O Salnés, mientras que en Deza y Tabeirós no ocupa más allá del 1,9% de toda su superficie agraria. Es la misma proporción que maneja el Anuario de Estadística Agraria a la hora de hablar de cultivos hortícolas. Por último, y a la espera de que la Xunta difunda el número de fuegos forestales de 2020, durante 2019 el distrito forestal XVI, al que pertenecen las dos comarcas, registró 70 incendios, en los que se quemaron 36,51 hectáreas de superficie arbolada y otras 225,73 de monte raso. Esas 225 son la gran mayoría de las 270 hectáreas de monte raso que ardieron en toda la provincia durante ese ejercicio.

Compartir el artículo

stats