La Residencia As Dores de Lalín festejó ayer por todo lo alto los 100 años de la rodeirense María Elena Sa Diéguez. Muy joven se trasladó a Lalín, donde conoció a Raúl, su marido, con el que tuvo seis hijos. Ya casados, ambos emigraron a Venezuela, siendo ella la primera en hacerlo. En el país sudamericano fue empleada de hogar y después de casi 30 años los dos regresaron a Lalín. En 2003 quedó viuda y cuatro años después ingresó en la Residencia As Dores de la capital dezana. En Lalín conserva un sobrino, José Abeledo, y a la mujer de este, Olga Villar. Recientemente, su hija Benilde y algunos de sus nietos regresaron a Galicia. María es muy querida en el geriátrico.