El Concello de Lalín gestionó durante el pasado año 25 licencias para explotaciones ganaderas, de las que siete fueron para granjas de nueva construcción y las restantes 18 para ampliaciones de otras ya existentes. Este es el balance que realizó ayer el concejal de Agricultura, Avelino Souto, quien aprovechó para reivindicar la relevancia del sector agroganadero en un año de pandemia sanitaria en el que el campo no paró y surtió al mercado de producto fresco o transformado. La autorizaciones municipales supusieron una inversión global de más de 6 millones de euros, solo en lo que atañe a los proyectos constructivos, pues a este impacto económico hay que añadir las inversiones de los ganaderos equipamiento para sus granjas, compra de terrenos o de animales.

De las licencias, 16 fueron para granjas de vacuno (13 ampliaciones), cinco avícolas (3 ampliaciones), tres de porcino (2 ampliaciones) y una, nueva, de ganado equino. De todas ellas, la que mayor inversión tuvo la sociedad A Costa de Santiso (531.000 euros), impulsada por Álvaro Fernández. La distribución de las explotaciones es la siguiente: Goiás (7), Vilanova (2), Sello (2) y una en cada caso en Maceira, A Xesta, Cangas, Moimenta, Catasós, Bermés,. Santiso, Botos, Castro, Palio, Cristimil, y Lebozán. También destacó bonificaciones del 95% en la contribución a cuatro granjas o que la adhesión del Concello al plan Doing Bussines de la Xunta garantiza exenciones fiscales a proyectos emprendedores en el rural.

Avispa asiática

Debido al éxito de la campaña de erradicación de la avispa asiática este año se volverá a repetir. En el pasado se repartieron más de 400 trampas que permitieron la captura de 4.000 reinas, con lo que el número de nidos destruidos se quedó en 46 frente a los 395 del ejercicio anterior. Souto también destacó el éxito de la campaña Lalín Sabe que, con una inversión de 30.000 euros surgió por la propia demanda del sector en las encuestas realizadas dentro del programa europeo DUSI. “Además del cocido, por supuesto, también tenemos muy buenos productos cárnicos, quesos, yogures, castañas, miel, pan o licores”, indicó en alusión a una campaña financiada por Medio Rural que se publicitó en soportes como vallas o en un vídeo protagonizado por el actor Luis Zahera, que en su primera semana de lanzamiento a las redes sociales logró más de 115.000 visitas. Los más de 1,1 millones para comercio y hostelería destinados desde el inicio de la pandemia o el programa de sustitución ganadera fueron otros aspectos destacados por el edil; además de talleres sobre economía circular, charlas sobre el sector lácteo, sobre el denominado cártel de la leche, el rechazo frontal al decreto estatal sobre el uso de purines o su participación en unas jornadas sobre gastronomía en Euskadi.

Ya con vistas al medio plazo, Souto estima clave el impulso definitivo al certamen ganadero Feiradeza, “que este año será la primera semana de julio y a ver qué pasa con el evento” y la demanda a la Xunta de desarrollo de las concentraciones parcelarias de Goiás, A Veiga, Xaxán, Galegos y Cristimil.

Taller de empleo juvenil para 16 participantes

El también responsable del departamento municipal de Xunventude salientó que, pese que la pandemia sanitaria echó al traste varias iniciativas, el Concello fue capaz de mantener una programación de actos relevante durante el pasado año. Como principal novedad avanzó gestiones para la consecución de un taller de empleo juvenil que tendría 16 participantes y una duración de 12 meses. Por el momento no está cerrado, pero Souto indicó que estaría enfocado a cuestiones sobre intercambio generacional y se llevaría a cabo en el rural como elemento de desarrollo de estos entornos. El concejal valoró la colaboración prestada por la dirección xeral de Xuventude e Voluntariado que dirige la lalinense Cristina Pichel. Como aspecto negativo lamentó la imposibilidad, por la crisis del COVID-19, de jóvenes tomasen parte en los campamento del mar, pero en contrapartida dijo que Lalín acogió por primera vez un campo de trabajo que se llevó a cabo en las instalaciones del albergue de Mouriscade. En estas dependencias también se celebraron los campamentos en los que los participantes eran recogidos en autobús y a diario podían disfrutar de actividades en un entorno natural como este. Esta propuesta se retomará este año. Los urbanos, recordó, tuvieron el centro de actividad en la Casa da Xuventude, donde además el ayuntamiento colocó dos mesas de tenis de mesa a petición de los usuarios. Las actividades del Día da Xuventude también se retomarán este año, con un programa todavía por definir, aunque Avelino Souto destacó el éxito de, por ejemplo, el concurso de vídeos a través de la red social TikTok, en el que incluso participaron jóvenes de fuera del municipio. “Fue la primera vez que la Xunta organizó un campo de trabajo en Mouriscade”, dijo, y puso en valor que este albergue tuvo actividad entre junio y septiembre al margen de actos puntuales en diciembre. Ahora el objetivo pasa por una mayor dinamización y aprovechamiento de estas dependencias municipales. La exposición Galicia en fíos, talleres de estimulación, de customización de ropa, de primeros auxilios, de parkour o de postres típicos de Carnaval fueron otras de las actividades a las que aludió el concejal. Del curso de monitorado activo aseguró que se repetirá y, finalmente, apostó por el refuerzo de los programas de voluntariado activo.