La Xunta frena, por el momento, el proyecto de Plenoil para instalar una gasolinera de autoservicio en Barrio do Campo. El Concello de Silleda acaba de recibir una comunicación de la Consellería de Medio Ambiente en la que indica que no procede formular la declaración de incidencia ambiental de dicho proyecto.

La resolución se ampara en el informe que firmó el pasado 14 de enero el arquitecto municipal de Silleda. En ese documento, advierte que el uso solicitado por Plenoil no es compatible con el Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) que está aprobado de forma provisional desde marzo de 2016. El Plan de Urbanismo tuvo que someterse a reajustes por cuestiones relativas a captaciones de aguas, y está a la espera de su aprobación definitiva.

El alcalde, Manuel Cuiña, mantuvo ayer un encuentro con representantes de los vecinos y vecinas que residen en el entorno de Barrio do Campo, puesto que también formularon alegaciones contra el proyecto, igual que hizo el Concello. El regidor explica que “aunque contra esta resolución cabe recurso, es una primera batalla ganada contra una instalación para la que siempre dijimos, igual que la vecinanza de la zona, que no estábamos de acuerdo con la ubicación propuesta”.

Pegada a viviendas

La gasolinera pretende ponerse en marcha en una finca al pie de la pista que enlaza la N-525 y Mourelos. Está, como recuerda Cuiña, pegada a viviendas y muy cerca de otra gasolinera. De ahí que las alegaciones de las comunidades de vecinos afectadas recalquen que este tipo de instalaciones, por el riesgo de combustión y explosión, deben ubicarse al menos a 2.000 metros de cualquier núcleo de población, y a otros 100 de cualquier masa forestal.

El regidor recalca que su postura y la de su equipo de gobierno “es clara y contundente: trataremos de evitar con todos los recursos legales posibles que la gasolinera se ubique en esa parcela”. Gobierno y vecinos coinciden en que la ubicación es inadecuada no solo por la proximidad a edificios habitados, sino porque la futura estación funcionará en régimen de autoservicio “sin personal que la atienda, lo que también apunta a una disminución de la seguridad en una actividad que requiere atención constante por el tipo de productos que se suministran”, añade Cuiña.

Las alegaciones, tanto del Concello como de vecinos afectados, hicieron mención también a la proximidad de humedales, fuentes y diversos arroyos que portan agua al río Mera, afluente del Deza y éste, a su vez, del Ulla.

Al margen de los riesgos de contaminación de aguas (por un uso inadecuado de la estación ante la falta de personal), los alegantes también incidieron en la contaminación acústica por el notable incremento del tráfico, y por el riesgo de contaminación atmosférica supone una chimenea de evacuación de gases.

Los residentes, a la espera del recurso de Plenoil

Plenoil, la promotora del proyecto, puede recurrir la decisión de la Consellería de Medio Ambiente. Si formaliza el recurso, la Xunta tendrá que analizar no solo ese alegato, sino también las alegaciones que en su momento presentaron las comunidades de vecinos así como otros residentes, a título particular, dado que la decisión de no formular la incidencia ambiental se basa solo en el informe del arquitecto. Pero, por el momento, la resolución de Medio Ambiente frena un proyecto que trascendió en el verano de 2019 y que fue rechazado por los vecinos de las inmediaciones. Durante semanas, varios bloques de viviendas lucieron en sus fachadas y sus balcones pancartas de repulsa contra este negocio. Algunos vecinos incluso llegaron a proponer en sus alegaciones como ubicación más idónea el parque empresarial Área 33. La gasolinera de bajo coste en Barrio do Campo calcula unas ventas de 1.100.000 litros de gasóleo al año, y otros 495.000 litros de gasolina de 95 octanos. No es la única propuesta que durante estas semanas pasó el examen de Medio Ambiente, puesto que Plenoil proyecta otras dos gasolineras de bajo coste en Vilanova de Arousa y Nigrán. Cuenta ya con otras cuatro en la provincia: dos de ellas en Vigo, una tercera en otro punto también de Vilanova de Arousa y la restante en Valga.