Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Scientia School quiere pactar con el comité la lista de 15 afectados por el ERE del Sagrado

El documento carece de los nombres de los futuros despedidos | Los sindicatos creen que los motivos que se aducen en el expediente no responden a la realidad | La próxima semana da comienzo el período de consultas

Vista panorámica del patio del Colegio Scientia Lalín en la calle Penatoares.

Vista panorámica del patio del Colegio Scientia Lalín en la calle Penatoares.

La propiedad del Colegio Scientia Lalín –antiguo Sagrado Corazón– espera poder consensuar con el comité de empresa los nombres definitivos de los 15 afectados por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) presentado ante la autoridad laboral el miércoles por la noche. El director general de Scientia School, Francisco Guerrero, se mostraba ayer conciliador con el asunto mientras reconocía que “hay puestos de trabajo sin nombre que hay que sacar del colegio” y solicitaba la ayuda de los representantes de los trabajadores para confeccionar la lista definitiva. Aunque tampoco trascendieron las categorías profesionales de los afectados, todo indica que algunos de ellos podrían proceder del claustro de profesores y de la vetusta residencia que lleva sin actividad desde hace bastante tiempo.

Por su parte, desde el comité de empresa se manifestaba ayer que “a la espera de estudiar en detalle toda la documentación aportada por Scientia School, consideramos un disparate que Francisco Guerrero, tras plantear la subasta realizada a finales de otoño, llegue ahora con un reajuste de plantilla que supone el despido de 15 personas propuestas por el empresario”. El colectivo que preside Luz Fernández añade que “aunque esperada, recibimos esta noticia con sorpresa, pues como todos saben, no ha habido cambios desde finales de octubre hasta la actualidad ni en el número de unidades pactadas, ni en el número de alumnos, ni en el presupuesto que dispone la Consellería de Educación para el mantenimiento (recordemos con fondos públicos) a los centros concertados, que justifique esta medida extintiva del cuadro de personal de la empresa”.

Hasta donde ha podido saber el comité, “las razones económicas, productivas y técnicas aludidas por la empresa para la implementación del ERE no se basan en la realidad actual del centro, por lo que desde el comité entendemos que existe no hay lugar para éste”. También entienden que, “como emprendedor que cuida su capital, Francisco Guerrero contará con un equipo de asesores y economistas que estudiarían en detalle el margen de maniobra financiero y económico antes de apostar por la compra de este colegio, por lo que suponemos que esto ya estaba perfectamente diseñado desde el principio, y no es algo que surja ahora”.

Por otro lado, los representantes de los trabajadores del centro lalinense dicen constatar que “tanto la ley concursal como la legislación laboral deja a la clase trabajadora tirada a los pies de los caballos y protege con todas sus herramientas al empresario, que como vemos no tiene escrúpulos a la hora de mentir, si es necesario, para acumular incluso más beneficios comerciales”.

El comunicado de los sindicatos con representación en el comité del colegio de Penatoares concluye anunciando que “aprovecharemos la reunión de la próxima semana, cuando comenzará el llamado período de consultas del ERE, para recordarle a Francisco Guerrero, que sigue adeudando nóminas a los compañeros y compañeras del centro escolar, y que no es de recibo que los trabajadores y las trabajadoras del colegio vuelvan a vivir. impagos, ni siquiera tampoco retrasos en sus respectivos cobros salariales”.

Por último, recordar que la primera fase de la tramitación del ERE se inicia la próxima semana con la apertura de un período de consultas. Los representantes legales de los trabajadores y la representación de la empresa deberán reunirse para explorar las posibilidades de llegar a un acuerdo. Estas negociaciones tienen un plazo máximo de 30 días. Se realizan en una comisión negociadora compuesta por un máximo de 13 representantes de cada parte.

Reducción del 60% de la plantilla antes de la puja

La tercera oferta de compra de Scientia School del por aquella época todavía Colegio Sagrado Corazón do Deza contemplaba el verano pasado mucho antes de la subasta el despido de entre el 50 y el 60 por ciento de los profesores, lo que supondría la pérdida de sus puestos de trabajo a una treintena de empleados. En aquella ocasión, Guerrero explicó que “evidentemente, nuestra oferta no puede llevar el cien por cien de los profesores. Lo primero que hay que decir es que estamos barajando entre el 50 y el 60 por ciento de los puestos de trabajo. Lo que sí vamos a intentar garantizar es el cien por cien de los alumnos, que puedan tener una continuidad”. El director general de Scientia School también manifestó que “garantizamos la continuidad del proyecto pero hay un número de alumnos que han salido y un número de profesores que ahora mismo tendrán que salir. Habrá criterios pedagógicos, tecnológicos porque habrá que dar formación online y de idiomas. Dará igual hombre, mujer, edad, antigüedad, socios o sindicatos. Al final, y desgraciadamente, en este procedimiento hay gente a quien le va a doler y gente a la que le va a gustar”. Y concluyó diciendo que “sería muy torpe por parte del que se sentara a gestionar este colegio descapitalizar del verdadero valor del colegio, que son los profesores que han trabajado aquí durante mucho tiempo. Aquí la única palabra que funcionará es la meritocracia. Cada uno tendrá que demostrar una vez que esté en su puesto que puede hacerlo”.

Compartir el artículo

stats