Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cástor Pérez Casal | Historiador

“Sería una pena que A Estrada no se beneficie del camino en estos dos años jubilares”

El alma máter del Camiño Miñoto Ribeiro lamenta que los municipios de Terra de Montes no hayan preparado sus tramos

El historiador de Celanova lleva 23 años trabajando en el Camiño Miñoto Ribeiro.

El historiador de Celanova lleva 23 años trabajando en el Camiño Miñoto Ribeiro.

Cástor Pérez vive con emoción los sucesivos acontecimientos que rodean al Camiño Miñoto-Ribeiro, una ruta histórica entre Braga y Santiago a la que ha dedicado 23 años de trabajo. El apoyo de las cámaras portuguesas y la obtención de la Compostela por parte de la Iglesia han sido el espaldarazo final para un Camiño respaldado por los 17 Concellos gallegos por los que atraviesa. Entre ellos se encuentran A Estrada y Forcarei, dos de los pocos que todavía no han comenzado los trabajos para acondicionar y señalizar la ruta. Cástor Pérez evita entrar en valoraciones con respecto al Camiño da Geira e dos Arrieiros, que en su día criticaron por “el proceso de desinformación, tergiversación y comercialización de la asociación Codeseda Viva”, y se centra en defender el riguroso y exhaustivo trabajo histórico realizado en la recuperación de esta vía.

–¿Cuándo comenzó su trabajo con el Camiño Miñoto Ribeiro?

–Pues este mes se cumplen 23 años. Por el 98 comencé a trabajar en el Concello de Padrenda. Por matar el tiempo y como soy de historia traté de recuperar el pasado de ese municipio. Así fue como, casi sin querer, encontré los primeros datos que hablaban de un hospital y una ruta de peregrinos. Una cosa me llevó a otra y así fue como a lo largo de diez años comencé a articular un camino de peregrinos olvidado a lo largo del tiempo y que llevaba desde la ciudad de Braga hasta Santiago de Compostela.

–¿Ha sido sin embargo un trabajo muy largo?

–Sí, pero es que prácticamente hice yo todo el trabajo. Estuve ayudado por mi compañero José Ramón, con el que escribí un libro sobre el tema publicado en 2010. Ese trabajo documental lo entregamos en Patrimonio, que por aquel entonces lo dirigía José Manuel Rey Pichel. Él quedó asombrado ante un trabajo tan serio y nos animó a que iniciásemos un programa para intentar conseguir la oficialidad del camino. A partir de ahí comenzamos el proceso de llevar esta noticia a todos los municipios por los que pasaba. En el 2014, los 17 municipios por lo que pasa se asociaron para lograr su oficialización.

–¿Y en Portugal?

–Ese fue otro trabajo que asumí personalmente en los últimos año. Este camiño se llama Miñoto porque atraviesa desde Braga hasta Melgaço, y entra hacia el Ribeiro. Es un camino que se articula en torno al vino, por tres zonas vinícolas importantes junto a las del Ulla. Tras presentar a las seis cámaras de Portugal el camino lo vieron como una oportunidad única y seria. Hace un par de meses firmaron un protocolo por el cual se comprometían a arreglar el camino hasta la frontera. Lo hicieron con el apoyo del gobierno portugués y de la Xunta. Al final son muchos años de trabajo pero siempre tratando de hilar el camino de una manera rigurosa con la historia.

–Y hace solo unas semanas llegó un paso importante con la Compostela.

–Es cierto. Nosotros estamos avalados por la historia y las instituciones de Galicia y Portugal. Con esas dos cosas lo que nos quedaba era la oficialización de la iglesia. Tres días antes de fin de año tuvimos la reunión decisiva con el Deán, que no puso ninguna objeción para otorgarle ese conocimiento eclesiástico al camino.

–Ahora tienen por delante otro trabajo complicado, el de preparación y señalización de todo el camino desde Braga. ¿Cómo marcha esa labor?

–Efectivamente. Ahora mismo la gran mayoría de los Concellos tienen ya limpio y señalizado el trabajo. Algunos todavía están en ello, mientras que otros, los menos, todavía están en el proceso inicial. En la parte portuguesa va por protocolo de objetivos, por lo que es una obligación para las cámaras. Como muy tarde se comprometieron a que tendrán el trazado listo hasta la frontera en marzo. También se comprometen además a labores de difusión. Espero que en cuanto salgamos de esta pandemia comenzarán a circular peregrinos sin dificultad y si algún Concello no lo tiene limpio y señalizado a esas alturas, no debería ser un problema porque los tracks ya están hechos y colgados.

–¿Cómo se encuentran los municipios de A Estrada y Forcarei por los que pasa el camino en ese trabajo?

–Pues precisamente A Estrada y Forcarei son dos de los pocos concellos que todavía no han comenzado a trabajar en ello, junto con el Concello de Beariz. Sin embargo, en los últimos tiempos hubo personas y entidades que han descubierto que este camino pasa por zonas como Soutelo de Montes, Forcarei, Rubín, O Foxo, Ribeira... y que van a iniciar un proceso para solicitar al Concello que se habilite y señalice el Camiño Miñoto Ribeiro por A Estrada. No se trata de entrar en batallas, sino de pedir que se acondicione esa ruta.

–¿Cómo de atrasados están los trabajos?

–No hay retrasos, A Estrada todavía no ha hecho nada. Todavía no ha trabajado en el camino. El Concello de A Estrada está además en el grupo del Camiño Miñoto Ribeiro y deben señalizarlo pero no lo han hecho. El problema que puede haber es que, cuando la situación se normalice y comiencen a llegar los peregrinos a A Estrada, no van a estar limpios los caminos ni lo puertos. Lo ideal sería que estuviesen limpios y señalizados pero al menos que puedan pasar.

–Se trata sin embargo de una oportunidad para dinamizar la zona de paso del camino.

–Efectivamente y mucha gente se está dando cuenta de eso. Además, en Portugal se va a realizar una gran promoción de este camino. Se va a invertir mucho dinero en eso. Vamos a tener por delante dos años jubilares en los que va a pasar un gran número de personas. Es además un camino nuevo, que transcurre por veredas antiguas y con muchos atractivos. Se va a convertir en un icono del nuevo Xacobeo. Sería una pena que en Concellos como A Estrada se perdiesen los peregrinos y no e beneficien de estos años. Por eso animo a esos concellos que a rematar sus trabajos. Este camino fue un eje dinamizador hace 800 años y puede volver a serlo ahora.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats