Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Laura Galego Vázquez | Odontóloga

“La demora en ir al dentista durante la pandemia agrava las patologías”

“En el confinamiento me llegaron urgencias a través del teléfono y las redes sociales”

Laura Galego, ayer, en su clínica dental de Lalín.  | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

Laura Galego, ayer, en su clínica dental de Lalín. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

.

Lalín cuenta en este recién estrenado 2021 con una nueva clínica dental. La odontóloga local Laura Galego Vázquez ya consulta en su establecimiento sito en el número 33 de la calle Enrique Vidal Abascal de la capital dezana. La joven odontóloga lalinense recibe en un coqueto entorno donde no falta ni la famosa puerta del Ratoncito Pérez.

–Debe de ser toda una aventura abrir un nuevo negocio en los tiempos que corren, ¿no?

–Sin duda. De hecho, la idea inicial era empezar mucho antes de lo que lo hicimos. Lo que pasó es que con todo lo que se nos vino a todos encima hubo que demorarlo un poco pero ahora hemos decidido seguir adelante con el proyecto. De otra forma, nunca ves el momento de abrir y, sobre todo, después de la llegada de la pandemia no sabes a qué atenerte ni tampoco lo que va a durar. Así que, nos pusimos manos a la obra y ya estamos abiertos.

–Durante al confinamiento estuvo asesorando de forma virtual. ¿Cómo resultó la experiencia?

–Publiqué en mi cuenta de Facebook una nota para que todo aquel que lo necesitara me avisara porque tenía mis recetas propias o lo que quisieran a través del teléfono o en las redes sociales. Tengo que decir que hubo que gente que me avisó. No demasiada, pero sobre todo lo que me llegaron fueron urgencias porque cuando estás con dolor muchas veces no sabes lo que hacer.

–¿Cómo afecta la actual situación sanitaria a la salud dental?

–Desde luego, el primer y gran problema que tiene una pandemia como la que estamos viviendo es el estrés que genera. También afecta a todo lo que es el bruxismo, que es una patología que consiste en apretar de forma inconsciente la mandíbula y rechinar los dientes, produciendo su desgaste. Además, la gente se demora en visitar al dentista porque con todo esto se lo piensan. Todo esto hace que una vez que llegan los problemas con los que te encuentras son peores de lo que eran antes haciendo las revisiones de cada seis meses. El estrés genera esta situación y desemboca en un bruxismo, un aplastamiento y rotura de piezas, entre otras muchas patologías. Por eso digo que tanto el estrés como el retrasarse en ir al dentista son dos consecuencias de esta pandemia que vivimos.

–De todas formas, ¿no nos cuidamos ahora más la boca de lo que lo hacían generaciones anteriores?

–Desde luego mucho más. Esto ha avanzado muchísimo y la gente está mucho más implicado en el cuidado de su boca. Sí que es verdad que la llegada del coronavirus dificultó el que se visite al dentista con la misma frecuencia que antes. Tengo que decir que, a pesar de todo, la gente siguió viniendo y pienso que no se notó como en otros sectores de la sociedad. Saben que trabajamos con todas las garantías.

–¿Sigue habiendo miedo a sentarse en la famosa silla?

–Afortunadamente, todo eso creo que ya se ha superado. Las malas experiencias hicieron mucho daño la verdad. Hace años era todo muy distinto porque apenas había anestesia y tampoco facilidades para que la gente superara ese miedo. Hoy en día la gente se anima más pero todavía te encuentras alguna que te viene con ese miedo de casa. Es algo que se supera poco a poco porque terminas acostumbrándote a ir a la consulta. También es cierto que, además de las malas experiencias, a algunos les condicionan lo que le cuenta alguien que tuvo una mala experiencia y eso les genera un miedo infundado. Hoy no sufres nada en el dentista. Es vedad que todo depende de la patología con la que acudes al profesional porque en algún caso puedes pasar algo de dolor pero en consulta no pasas dolor nunca porque la anestesia nos va a ayudar siempre. Y si no se puede tratar en ese momento pondremos los medios necesarios para poder hacerlo cuando no haya dolor, por supuesto.

–Además del dolor, otro de los miedos es a la factura. ¿Por qué sigue habiendo esos precios?

–También hemos mejorado en ese aspecto. Ahora hay más competencia porque existen más profesionales. Hace años se aprovechaban un poquito de la situación. Hay que reconocer de todas formas que en odontología es todo muy caro incluso la propia carrera. Por eso, las tarifas tienen que ir en proporción al coste del material. De todas formas, cada uno debe de saber cuándo le conviene visitarnos. Yo siempre aconsejo ir al dentista una vez al año a todo el mundo. Además, hay gente que cada seis meses necesita una revisión. Si lo haces así vas a encontrarte con pequeñas sorpresas pero si no vas y lo haces sólo cuando te duele, la sorpresa va a ser mucho mayor y a lo mejor ya no lo puedes solucionar.

“Los niños se portan mejor que los mayores”

–¿Desde cuándo es recomendable llevar al dentista a un hijo?

–Ahora los niños hacen revisiones de forma muy normal. Antes, los pequeños prácticamente no iban al odontólogo. Hoy en día ya te los traen desde muy pequeñitos. Si duda, es muy recomendable que visiten al dentista desde el primer momento en el que les sale el primer diente. A los niños les viene muy bien venir desde muy pequeñitos porque se acostumbran y después ya no les cuesta como le pasa a muchos adultos aún

–¿Se portan mejor los críos que sus padres en la consulta?

–Hay de todo. No sabría decirte. Te puedo decir que tengo hombres que son muy buenos pacientes y otros que son más miedosos. En el caso de las mujeres sucede algo parecido. En general, y en cuanto a sexos, está la cosa muy pareja. Desde luego, los niños pienso que son los que mejor se portan cuando los tienes en la consulta. En eso, los niños nos dan muchas lecciones. Puedo certificarlo. Por supuesto, tengo en la consulta la puertecita del Ratoncito Pérez para que los niños lo busquen o pregunten por él. Tienes que tratarlos como lo que son e intentar crearles un ambiente casi de película para que estén cómodos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats