Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Unos bigotes para presumir y mimar

La protectora de gatos cuenta con un local donde visibilizar su trabajo y recibir donaciones a través de la venta de artículos

El nuevo local de Bigotes en las galerías Pelayo. | // BERNABÉ/JAVIER LALÍN

‘Presume de gatos de Lalín’ es la campaña para esta época de la Asociación Protectora de Gatos Bigotes de la localidad. La finalidad es que la gente se anime a acoger a estos animales, que residen en varias colonias por la localidad, o “amadrinarlos”; es decir, “tú conoces a uno de los gatos y quieres hacer una aportación para la atención veterinaria, pues nos avisas, nos indicas qué gato y nosotros destinamos lo que nos das para ese animal en concreto”, explica Luz Fernández, encargada de dicho colectivo.

En la actualidad cuentan con una veintena de estos animales en acogida, es decir, viven con voluntarios que les dan un hogar mientras no encuentran una vivienda. Cabe reseñar que durante el confinamiento aumentaron mucho los abandonos: “Hay gente que no los reclama y otros que sí, tenemos de todo”, explica. Añade que hay personas que avisan a la protectora “a modo de plan rescate para que acudamos a diferentes sitios, pero no llegamos a todo y además nosotros tenemos que activar todo un protocolo para realizar el control de veterinario y demás”, explica Fernández.

En lo que va de año consiguieron adoptar 35 gatos, “algo que es un resultado excelente, estamos cerca de llegar al centenar desde que empezamos con nuestro trabajo”, salienta Fernández. Apunta que hacer todas las gestiones es un trabajo difícil, “porque buscamos familias responsables, que cuiden a los animales y los mimen, no que los tengan por tener”. El objetivo que tienen es que todas las colonias de Lalín estén controladas, pero es una labor difícil al casi “no disponer de muchos fondos, porque no tenemos ayudas públicas, y este año se nos complicó la situación ya que en el confinamiento nos quedamos justas para dar los servicios”. La atención sigue un orden, es decir, atienden a los de más urgencia.

Ahora también pueden presumir de tener su Bigotazo, el local donde darán a conocer a los diferentes animales que necesitan una casa. “Una voluntaria tenía el local vacío y decidimos montar este pequeño espacio informativo”, explica. Además, sirve para dar visibilidad a los diferentes gatos que se encuentran listos para ser adoptados. También es un espacio para todas aquellas personas que se interesen por conocer su trabajo y quieran formar parte del colectivo, que puedan tener un punto donde informarse de la situación que viven. En el local, ahora mismo disponen de diferentes artículos que están a la venta para recaudar fondos para poder desempeñar los diferentes trabajos que realizan. Para obtener los productos, se puede hablar a través de las redes sociales y luego ir hasta el local para recogerlo. “En cuanto a comida estamos bien servidos, porque vamos a recogidas solidarias en A Coruña, Oleiros y Lugo, aunque agradecemos la gente que hace estas aportaciones”, apunta Fernández. En un futuro, estarán unas horas en el local para ofrecer una atención directa a las personas interesadas además de hacer diferentes exposiciones.

Esta época puede ser propicia para regalar gatos, sin embargo, desde el colectivo están ligeramente en contra. “No queremos que sea una adopción masiva si después no los van a atender, por eso queremos conocer bien a las familias”, puntualiza. Ante esto, abren un listado de preadopción que consiste en anotarse para tener durante un período al animal y luego valorar si se quiere adoptar. “Fue algo que implantamos en el confinamiento y que funcionó, ya que muchos fueron finalmente adoptados”.

Compartir el artículo

stats